15 de febrero de 2017
15.02.2017

Biofabri adquiere la "startup" gallega Bialactis para avanzar en probióticos

La biotecnológica porriñesa toma el 80% del capital de la empresa asentada en Nigrán, que desarrolla complementos alimenticios para consumo humano

15.02.2017 | 02:29
Paula y Esther Dagá, hermanas y creadoras de Bialactis. // X. Franco

La biotecnológica porriñesa Biofabri (Grupo CZ Veterinaria-Biofabri) ha acelerado sus planes para convertirse en referente en probióticos con calidad farmacéutica, un nicho de negocio en pleno crecimiento. La compañía anunció ayer la compra del 80% de la startup gallega Bialactis Biotech, que se dedica a la producción y comercialización de alimentos probióticos para consumo humano, hasta el momento propiedad de sus dos socias fundadoras, Paula y Esther Dagá, quienes a partir de ahora pasan a tener el 20% de la empresa, como avanzó FARO en su edición digital.

Bialactis Biotech, implantada en el parque tecnológico de Porto do Molle (Nigrán), elabora y comercializa productos probióticos a partir de bacterias que genera el propio organismo humano para mejorar la salud y el sistema inmune, según destacó Biofabri. Actualmente tiene tres tipos de productos destinados al periodo de embarazo y lactancia, a la fase infantil y a la adulta, así como un servicio de análisis nutricionales, microbiológicos e inmunológicos de leche materna.

Ya el pasado 23 de diciembre, Biofabri había comprado la madrileña Probisearch, perteneciente a la Universidad Complutense, que trabaja en la identificación y selección de cepas bacterianas para la fabricación de probióticos. Con esta nueva operación -a través de una ampliación de capital-, el grupo biofarmacético "refuerza su apuesta por un nicho de mercado, el de los probióticos de estándares farmacéuticos, fruto de su experiencia y tecnología en la fabricación industrial de microorganismos".

CZ Veterinaria-Biofabri ha diseñado un plan de negocio a diez años que proyecta el lanzamiento de doce nuevas vacunas (ocho para animales y cuatro para humanos), triplicar la capacidad de producción de sus plantas en Torneiros y su entrada a finales de este año en el negocio de los complementos alimenticios (probióticos). En total, invertirá más de 10 millones en el próximo bienio para aumentar y optimizar sus líneas de producción. La firma ya ha invertido un millón de euros en adaptar una instalación para la fabricación del primero de estos probióticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook