02 de febrero de 2017
02.02.2017

Fedea sugiere vincular de nuevo las pensiones al IPC

Ahora las pagas suben un mínimo legal del 0,25% pese que el índice de precios cerró 2016 en el 1,5%

02.02.2017 | 18:42

El subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), José Ignacio Conde-Ruiz, ha abogado por reformar el índice de revalorización de las pensiones y por volver a vincularlas a la evolución de la inflación, ya que el mecanismo vigente supone una pérdida de poder adquisitivo. Conde-Ruiz ha comparecido hoy en la Comisión del Pacto de Toledo para hablar de la sostenibilidad del sistema de pensiones, donde ha explicado que el actual índice de revalorización es "muy ineficiente económicamente", puesto que no supone un aumento de los ingresos al sistema y "genera angustia" a las personas que quieren gestionar su etapa de jubilación. Las pagas subieron el año pasado un 0,25%, pero la inflación fue del 1,5%.

Ha dicho que los futuros pensionistas no saben el tiempo de vida que tendrán desde que se jubilan, por lo que no pueden planificar sus gastos en función de un índice que les provoca pérdida de poder de compra. Según ha explicado, con el envejecimiento de la población los ingresos seguirán siendo siempre inferiores a los gastos, lo que obligaría a mantener la subida mínima de las pensiones del 0,25%, lo que cree que supondría una "cuasi congelación". Ha señalado que "tan pronto suba la inflación llegará la presión para reformar el sistema" y ha sido tajante al añadir que a España le viene bien una inflación positiva, "pero las pensiones perderán poder adquisitivo".

Como ejemplo ha dicho que si un jubilado se retira con 1.000 euros de pensión mensual, se morirá con la misma pensión si la inflación no llega al 2% y la revalorización es del 0,25%, mientras que con un IPC del 2 % su capacidad de compra irá cayendo. No obstante, el subdirector de Fedea ha defendido que se mantenga el factor de sostenibilidad, que desde 2019 empezará a aplicarse para corregir la cuantía de la pensión inicial teniendo en cuenta la esperanza de vida.

Ha destacado que la tasa de dependencia, el porcentaje de trabajadores en edad de jubilarse sobre la población en edad de trabajar, "se disparará en las próximas décadas" y hará que en 2050 España ocupe el primer puesto y sea el país más envejecido de Europa. Por otra parte, ha señalado que con un sistema que haga subir las pensiones con el IPC, con una tasa de pleno empleo y aplicando el factor de sostenibilidad, el desfase entre ingresos y gastos en el sistema de la Seguridad Social sería de 7 puntos de PIB, más de 70.000 millones de euros que solo se podrían cubrir con una subida de las cotizaciones sociales o con un alza de impuestos.

Por esta razón, ha abogado por acometer cuanto antes una reforma del sistema y por no esperar a que haya más personas en edad de incorporarse a la jubilación, para lo que reclama un pacto nacional. El directivo de Fedea ha defendido que se vaya hacia un sistema de "cuentas nocionales de contribución definida", que registre todo lo que el trabajador cotice a lo largo de su vida laboral. Con este modelo, la pensión a la que tendrá derecho se calculará en función de todo lo aportado y de otras variables como la esperanza de vida en el momento de su jubilación, la ratio entre cotizantes y jubilados o el crecimiento del PIB.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook