Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grupo vigués Profand compra la armadora marroquí Sofinas, con diez arrastreros

La pesquera viguesa se hace con el 60% de la armadora, dueña de la flota más moderna del país - Prevé incrementar su volumen de captura de pulpo en 2.000 toneladas al año

La pesquera viguesa Grupo Profand ha cerrado la compra del 60% de la marroquí Sofinas, firma propietaria de diez buques y especializada en la captura de pulpo. Con esta operación, que se selló a mediados de diciembre, la compañía que dirige Enrique García Chillón consolida su apuesta por la actividad extractiva y el mercado de cefalópodos, que explota ya a través de filiales y participadas de Argentina, Perú, Senegal e India. Profand, resultado de la fusión en 2011 de Frigoríficos Fandiño y Congelados Marinos Promar, se ha convertido al amparo de Mercadona -es, dice Chillón, una "orgullosa interproveedora"- en el tercer operador del sector en España por volumen de toneladas comercializadas, solo por detrás de Pescanova y Pescapuerta. Con la adquisición de la mayoría de Sofinas la empresa prevé incrementar el volumen de pesca de pulpo en 2.000 toneladas al año, como pudo saber FARO en fuentes conocedoras de la operación.

La flota pesquera de Sofinas está compuesta por tres arrastreros congeladores de crustáceos y otros siete arrastreros de cefalópodos. "Son los mejores barcos de Marruecos", destacan desde la compañía, que es propietaria asimismo de dos poteros, dos tangoneros (operan en Argentina) y un palangrero de superficie (Senegal). La filial de Perú, Produmar, fleta desde Paita una flota menor dedicada a la captura de potón. Con esta adquisición desde Profand dan por cerrada la columna vertebral de la compañía, de integración vertical y con un control cada vez más directo del producto en origen. Ninguna otra pesquera española tiene presencia directa en Marruecos.

De hecho el control sobre Sofinas permitirá a la firma viguesa tener acceso a uno de los principales caladeros que proveen de pulpo al mercado peninsular, que tuvo que recomponerse tras la expulsión del caladero canario-sahariano en noviembre de 1999. Con su establecimiento en Agadir Grupo Profand reforzará su control sobre la materia prima, un factor primordial teniendo en cuenta la creciente demanda china y la fluctuación de precios del mercado. Además el pulpo es la tercera especie (sin ser pescado) que más se consume en España, con más de 4.000 toneladas al año, por detrás del calamar y el langostino (en ambos casos también los faena directamente, aunque utiliza también proveedores externos).

Haz clic para ampliar el gráfico

Reforma de los barcos

A fin de tomar más músculo con los cefalópodos Profand evalúa la posibilidad de adaptar los tres arrastreros de crustáceos para la pesca de pulpo y calamar. Es una operación habitual en el sector y que el año pasado puso en práctica Iberconsa, por ejemplo, con la remodelación del Michos Octavo, un arrastrero que faena ahora gambón en el caladero argentino. Sofinas, de acuerdo a fuentes de la compañía viguesa, dispone de una factoría de elaborados y frigorífico al sur de Marruecos, en Dahkla. Además de pulpo trabaja también con calamar, choco, lenguado, gamba, dentón, salmonete, corvina o pargo. Profand también elabora cefalópodos en su factoría de Vilagarcía (Cefrico), además de en Paita (Perú), Avilés, Puerto Deseado (Argentina), Sada (Iris Cruña), Ziguinchor (Senegal) y Cochin (India).

La pesquera cerró 2015 con un volumen de facturación de 221 millones de euros y prevé cerrar el ejercicio consolidado de 2016 con ingresos de unos 240 millones. La operación de compra de Sofinas contó con el asesoramiento del despacho vigués Baltar Abogados, que se encargó del diseño y la ejecución. El bufete, especializado en materia fiscal y mercantil, ha intervenido ya en diferentes operaciones de adquisición nacionales e internacionales.

Distintas formas de crecer para satisfacer la demanda

  • Profand, Iberconsa, Marfrío, Pereira o Videmar. Están en la élite de la industria pesquera española y han ejecutado en los últimos meses operaciones para ganar cuota de mercado, diversificar sus ingresos y potenciar el control sobre la materia prima. En la mayor parte de los casos se trata de un crecimiento inorgánico (aquél que se consigue con la compra de otra empresa), aunque también accedieron a nuevas cuotas en países como Argentina o Namibia. Y, con una demanda al alza, la entrada de nuevos actores de financiación (fondos como Portobello) y una buena estructura financiera, este tipo de operaciones continuará en el futuro. Iberconsa invirtió a lo largo de 2016 más de veinte millones en la mejora de su proceso de elaboración en sus filiales Cadilu e Iberconsa Argentina y en la incorporación de nuevos barcos. Dos de ellos los adquirió en España con destino a Namibia (merluza) y Argentina (gambón), y sumó el Pescargen V para potenciar su dominio en la merluza congelada a bordo. El músculo financiero de su socio mayoritario le convertirá, auguran en el sector, en uno de los actores más relevantes del mercado en España y Europa. Pereira, por su parte, ha contratado la construcción de un barco para suplir al Puente Sabarís y selló antes de verano la compra de la conservera Portomar, enfocada a un público gourmet. La marinense Congelados Videmar acaba de adquirir un primer arrastrero para integrar toda la producción y Marfrío desembarcó en 2015 en Namibia después de haber aterrizado con éxito en Perú. A un nivel inferior de facturación, Congelados Maravilla se hizo con la histórica marca Benito Alonso y negocia ya la ampliación de sus operaciones en el puerto de Vigo.

Compartir el artículo

stats