Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Director del Centro de Recursos Marinos Sam Nujoma de Namibia

Edosa Omoregie: "La minería de fosfato es devastadora para la industria pesquera; debería prohibirse"

"Ya ha habido protestas en Namibia. El Ministerio de Pesca comparte mi punto de vista"

Edosa Omoregie es uno de los mayores expertos del país. // FdV

Edosa Omoregie es la voz más autorizada de Namibia en investigación de recursos pesqueros. Profesor de la primera universidad del país, atiende a FARO desde Windhoek para analizar las consecuencias del proyecto Sandpipe, una mina marina de fosfato que removerá el lecho marino de 2.333 kilómetros cuadrados en pleno caladero donde faenan casi 40 barcos gallegos.

-La minería de fosfato está prohibida en Nueva Zelanda y muchas organizaciones reclaman que México haga lo mismo. Allí tienen un proyecto, el Don Diego, parecido al de Namibia. ¿Es peligrosa para el ecosistema marino?

-La minería de fosfato en tierra no es peligrosa de por sí. Sin embargo, debido a la cantidad de rocas que desplaza, la ecología de la zona minada se destruye de forma masiva y requeriría de muchos años para su recuperación. En general, si hablamos de biodiversidad, su abundancia se ve seriamente afectada y casi nunca se recupera.

-¿Por qué es tan dañina en el mar?

-Sí, el gran problema es la minería de fosfato en el lecho marino. Los fosfatos marinos se encuentran entre los sedimentos del fondo del mar, y ha costado muchos millones de años que se hayan acumulado. La formación de fosforita es un proceso muy lento.

-¿Qué puede provocar en la actividad pesquera?

-La cuestión es que la actividad biológica que hay en esos sedimentos es la que soporta otras que, a su vez, redundan en la industria pesquera. El aspecto destructivo de la minería de fosfato marina es que se dragan enormes cantidades de sedimentos del fondo y se llevan a la superficie. Como necesitan tanta cantidad de fosfato se excavan áreas muy amplias, normalmente de miles de kilómetros cuadrados. Al margen del daño físico al subsuelo, se distorsiona la productividad biológica con la afectación a la cadena alimentaria, y eso provocará la caída de la productividad pesquera. Además, la remoción de grandes cantidades de sedimento del lecho marino afectará a la reproducción de las especies más comerciales ya que de esos sedimentos es de donde obtienen los nutrientes para mantener toda la cadena alimentaria.

-¿Afecta más a las especies demersales, bentónicas, a todas?

-La eliminación de los sedimentos y la destrucción del lecho marino liberará toda una serie de nutrientes en el agua. Esto provocará un crecimiento anormal del fitoplancton, que podría ser excesivo (proliferación anormal de algas) y que reduce la cantidad de oxígeno disponible en la zona. Esto provoca una migración de los peces de esas áreas del caladero. Además, según mi propia investigación personal a nivel de laboratorio, he demostrado que el fertilizante de superfosfato (12% P2O5), que es el componente principal de fosfato marino, tiene graves efectos perjudiciales en la fisiología de los peces. El arrancar los sedimentos con una pala liberará gran parte de este compuesto a la columna de agua.

-¿Hay algún informe científico que avale esta actividad?

-Como he dicho, los efectos de alterar de esta manera el fondo del mar son conocidos, como sucede en gran medida también con la extracción submarina de diamantes. Hay mucha literatura científica que lo evidencia. Sin embargo, debido a que la minería marina de fosfato a gran escala no se ha hecho nunca, los efectos directos sobre la industria de la pesca no han sido documentados científicamente. Sin embargo, poniendo en conjunto los efectos que le he enumerado, que la minería de fosfato a gran escala es devastadora para la actividad pesquera es algo que no es exagerado. En este sentido se están pronunciando también otros científicos a la hora de dirigirse a las autoridades de Namibia con respecto a esta explotación.

- Es muy rotundo.

- Por eso, y en cuanto a las especies más vulnerables, diré que todas las especies estarían en riesgo, porque el problema no será a nivel de especie, sino de ecosistema. La minería de fosfato podría destruir toda la industria pesquera dentro de las aguas afectadas.

-¿Cree que debería prohibirse la actividad en Namibia? Ya había una moratoria desde 2013.

-Sin duda. La minería de fosfato marina no debería estar permitida en ningún país, no solo en Namibia. De hecho cualquier forma de minería en el mar que implique la excavación y dragado del fondo tendría que prohibirse. De lo contrario, toda la productividad biológica del ecosistema marino estará en peligro.

-¿Le ha pedido alguien en el Gobierno namibio su asesoramiento u opinión sobre este proyecto u otros de minería offshore?

-Sí, aquí en Namibia se me ha pedido la opinión en numerosas ocasiones. Le diré que la ciudadanía namibia es perfectamente conocedora de las consecuencias de la minería de fosfato. Ha habido protestas públicas contra la reciente licencia de autorización ambiental emitida por el Ministerio de Medio Ambiente. El Ministerio de Pesca comparte mis puntos de vista.

Compartir el artículo

stats