22 de junio de 2014
22.06.2014

Pemex confía en amortizar en dos años su inversión en Barreras

La petrolera destaca el interés de las atuneras por construir en Vigo

22.06.2014 | 01:02

Rubén Pérez (Guláns, Ponteareas, 1978) es el secretario general de la sección sindical de UGT en el centro de Vigo de PSA Peugeot Citroën y desde el pasado miércoles primer secretario adjunto del Comité Europeo del grupo automovilístico, cargo que ocupará durante los próximos dos años. Este órgano se creó en 1996 como una instancia de diálogo entre los representantes de los trabajadores de la multinacional francesa en Europa y la dirección, y está compuesto por 34 representantes (18 de Francia).

-El comité europeo ha renovado su estructura en un momento clave para la recuperación del grupo. ¿Qué papel debe tener en esta etapa?

-Creo que tiene que recuperar protagonismo, porque el grupo se está globalizando cada vez más. Es mucho más europeo, menos francés, e incluso más mundial con la entrada del consorcio chino Dongfeng. Por tanto, debe jugar un papel más activo en las relaciones entre la empresa y los representantes de los trabajadores.

-¿Algún objetivo concreto?

-Sí, mejorar la coordinación entre todos los países en los que tiene presencia PSA. Y que haya un verdadero diálogo social más allá de las fronteras de la propia industria; que aquellos países que no estén tan industrializados tengan interlocución en el Comité Europeo. Para eso, a través de UGT, de nuestra federación estatal y del departamento de internacional, mantendremos reuniones con los sindicatos de los distintos estados para que todo el mundo tenga la información -si es posible en su propio idioma- para una mejor comprensión de lo que pasa en el grupo.

-¿Cómo ve la planta Vigo dentro de la nueva estrategia de PSA?

-La sigo viendo en una posición importante. Pero en un contexto de cambio dentro del grupo. Es un momento crucial para ver dónde nos vamos a situar. Sobre todo con la reestructuración de modelos. El plan de producto no está del todo definido. Pero evidentemente espero -y así me consta- que Vigo está en una posición destacada. Espero que en esta nueva etapa de cultura del grupo siga siendo un referente.

-Habrá una mayor competencia entre plantas. ¿Algún rival a batir?

-Todas las fábricas están haciendo sus deberes para sacar al grupo de la situación en la que se encuentra. Pero si tuviese que destacar una que estuviese a la altura de lo que pueda ser Vigo en eficiencia y competitividad sin duda sería la de Trnava (Eslovaquia).

-¿Ninguna fábrica tiene el recambio de modelos asegurado?

-Solo aquellas en las que ya se han anunciado adjudicaciones hasta 2016. De ahí en adelante no hay nada seguro, y desde el ámbito europeo pretendemos que todos los centros de producción tengan coches asignados.

-Que PSA vaya a reducir el número de modelos para Peugeot y Citroën, ¿puede perjudicar a Vigo?

-Puede perjudicar a Balaídos y al resto de plantas, porque hay menos siluetas a repartir. Al menos desde el grupo la vocación es que la reducción de modelos no implique una rebaja de los volúmenes de producción, sino que con menos vehículos podamos tener volúmenes relativamente importantes.

-El que el exdirector de PSA-Vigo, Juan Antonio Muñoz, esté ahora en la órbita de la dirección industrial del grupo en Europa, ¿es una garantía?

-Supongo que será ecuánime porque su papel y su trabajo así se lo exigen. La ventaja de Vigo es que nos conoce perfectamente y sabe cuál es nuestro potencial y nuestra manera de cumplir con los retos que el grupo ha tenido en cada momento.

-El presidente de PSA, Carlos Tavares, insiste en que uno de los costes que debe reducirse es el salarial. ¿Teme una bajada de sueldos?

-Creemos que la prioridad es buscar las palancas necesarias para mantener la competitividad. Y no pasan exclusivamente por los salarios. Hay campos de mejora como la distribución logística, el coste de la energía? Los trabajadores ya hemos hecho un esfuerzo importante. En el conjunto de Europa, sobre todo en Francia, hemos perdido más de 12.000 puestos de trabajo en los últimos años.

-Tavares también apuesta por saturar aquellas plantas más baratas, y señaló a Vigo, Mangualde y Trnava.

-Está claro que las fábricas son más rentables cuanto más producen. De hecho, la dinámica de llevar las plantas francesas excepto una a monoflujo es precisamente aumentar su actividad para mejorar en rentabilidad. Lo que aspiramos es a que todas las fábricas puedan llegar a ese 100% de capacidad, y desde Vigo alcanzar ese porcentaje con la estructura actual que tenemos de dos líneas y si es posible con tres turnos de trabajo.

-Algunos modelos de Vigo no están obteniendo los resultados esperados en el mercado, lo que ha obligado a programar ya varias paradas. ¿Habrá más?

-Los datos no son los que esperábamos. Pero tampoco creemos que haya que alarmarse. Veremos cómo se comportan los mercados después del verano y sobre todo si se recuperan aquellos países que más nos están afectando, sobre todo por los sedanes, como son Marruecos o Argelia, que han bajado sus ventas de una manera importante.

-¿Cómo ve al nuevo director?

-Yann Martin acaba de llegar. Veremos cómo toma sus primeras decisiones en su nuevo ámbito de responsabilidad. En el anterior se caracterizó por ser una persona dialogante, en una de las zonas de la fábrica más sensibles; y fue capaz de al menos mantener un equilibrio y una manera de hacer las cosas sin estridencias. Pero evidentemente el nuevo puesto tiene otros retos y evidentemente hay que darle un margen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine