Las entidades financieras han empezado a "relajar" los criterios de concesión de crédito para consumo a los hogares, según refleja la encuesta sobre préstamos bancarios que elabora el Banco de España. El organismo supervisor que dirige Luis María Linde subraya que ese cambio en el sector obedece a "una cierta mejora de las expectativas sobre el curso de la economía y de la solvencia de los consumidores".

El Banco de España anota también que, junto a una menor restricción en la oferta, se ha producido un aumento en la demanda de crédito por parte de las familias. Es un fenómeno paralelo, precisa un informe, al incremento en el gasto en bienes duraderos (automóviles, electrodomésticos...) y a "la mejora de la confianza de los consumidores".

Otro informe del Banco de España sobre la marcha de la economía nacional señala que, según los últimos datos disponibles, se ha producido un "ligero" repunte del coste de los préstamos para la compra de vivienda, subida que coincide con el ascenso, también ligero, que registró el euribor en los primeros meses del año. En cambio, se observa un descenso en los tipos de interés aplicados al crédito para el consumo, que se situó en una media del 7,3%. Es un dato que corresponde al mes de marzo, cuando también el precio del crédito para las empresas se abarató unas centésimas.

Para este trimestre, las entidades esperan que los criterios de aprobación de nuevos préstamos a las sociedades no financieras se relajen tanto en el caso de las empresas de mayor dimensión como en el de las pymes.

Las condiciones de los préstamos apuntan a un cambio de tendencia, acompasado con la recuperación del crecimiento económico y con las primeras señales de mejora en el mercado laboral. En cambio, la remuneración del ahorro está en una tendencia opuesta. El interés medio que la banca ofreció en marzo por los nuevos depósitos bajó al 0,78%. Hace año y medio esa retribución superaba el 2%.