Acuinova, una de las tres sociedades que componen el grupo Pesca Chile, logró facturar el año pasado 60,45 millones de euros, según los datos aportados por la administradora concursal (o síndico), Mariclara González, a los acreedores. Esta sociedad acuícola, pese a depender de la matriz Pesca Chile -en quiebra y liquidación-, inició su propio proceso judicial por petición del banco BCI, uno de los mayores acreedores. Los más de 60 millones que ingresó son los mismos que preveían las consultoras que le buscan un comprador, y que creen que en 2014 las ventas de salmónidos serán de más de 110 millones de euros.