La banca nunca abandonó la posibilidad de que Pescanova no aprobara su propuesta de convenio y, por tanto, de que entrara en un proceso de liquidación. Y ayer, irritada ante la propuesta de la compañía -enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)-, volvió a lanzar su mensaje. "Estamos trabajando en la posibilidad de adquirir la compañía en liquidación como compra de unidad productiva", expusieron dos bancos ayer a preguntas de este periódico. "Aunque entre en liquidación -agregaron-, la continuidad está asegurada".

Las entidades aseguran que ya han logrado fichar a un socio industrial, aunque no quisieron desvelar su nombre. La banca trató de convencer a Mercadona para que asumiese este rol antes de iniciar las negociaciones con Damm, pero la cadena de supermercados declinó la oferta. Los bancos quieren incorporar una empresa del sector o un fondo de capital riesgo, con la intención de estabilizar y reflotar la compañía para sacarla al mercado a medio plazo. Inyectarían 150 millones para salvar, principalmente, el grueso del grupo Pescanova en España.