El Gobierno griego ha llegado un acuerdo con la troika -la Comisión Europa (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- para desbloquear el siguiente tramo de la ayuda, y que incluye, entre otras medidas, aumentar las pensiones y reducir los impuestos a empresas y trabajadores.