Galicia podría salir de la crisis liderando el crecimiento económico español. Al menos así lo cree el departamento de investigacióin del BBVA (BBVA Research), que sitúa a Galicia como la comunidad que más crecerá en 2014 (un 1,5%, empatada con Canarias) y en 2015 (un 2,6%). El informe Situación Galicia 2014, presentado ayer en Vigo por el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, argumenta esta posición de liderazgo en el aumento y la diversificación de las exportaciones gallegas (tanto en la variedad de productos a exportar como en destino), el aumento de la productividad, el mejor comportamiento del mercado laboral, el menor endeudamiento autonómico (que evitará que este año y el próximo se tengan que realizar ajustes mayores) y la recuperación del consumo interno. A la presentación del estudio también acudió la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, acompañada por la delegada territorial de la Xunta en Vigo, María José Bravo Bosch.

Doménech expuso que Galicia "tocó fondo" en 2013 y que ya ha iniciado una recuperación más acelerada que el conjunto de la economía nacional por los factores antes citados, aunque matizó que esa recuperación "no ha hecho nada más que empezar". "Galicia ha sentado las bases de la recuperación; el trabajo bien hecho tiene sus recompensas, pero es necesario seguir haciendo cambios para afrontar el futuro", indicó el experto, que reconoció que en materia laboral, por ejemplo, Galicia necesitaría crecer al 2,5% anual durante un periodo de 9 años para recuperar el mismo nivel de empleo que tenía en 2007.

El informe identifica como principal fortaleza gallega las ventas al exterior, que durante la crisis han logrado diversificarse más que la media nacional, tanto en la tipología de productos que ahora se exportan como en los países de destino (sobre todo fuera de Europa). "Si las exportaciones españolas se portan bien, las gallegas, mejor; es la comunidad que mejor se ha comportado", reconoció Doménech. BBVA Research destaca el peso que ahora tienen las manufacturas (por el efecto Inditex) en detrimento de otros sectores clásicos gallegos como la automoción, la pesca o las semimanufacturas. El estudio asume que el auge exportador ha permitido contener la caída del PIB y del empleo en los años de crisis.

Otros puntos fuertes del sistema económico gallego es el incremento de la productividad tras la crisis (que, según BBVA Research, es un comportamiento que ya se registró en el pasado) y el menor endeudamiento autonómico, lo que permitirá realizar un menor esfuerzo fiscal en 2014 y 2015. Doménech también señaló a la mejora de la demanda interna, que se refleja en indicadores como la venta de automóviles, y a la menor exposición de la economía gallega al sector de la construcción, frente a otras comunidades españolas.

El informe recoge de igual forma la recuperación del turismo durante 2013 (salvo en el último trimestre del año, debido al mal tiempo) y el diferencial positivo en materia de destrucción de empleo que Galicia ha mantenido con el conjunto estatal durante la crisis. Aún así, Doménech reconoció que queda mucho por hacer en este sentido, y que la creación de empleo puede ser más lenta en la comunidad. "Serían necesarios nueve años con un crecimiento anual del 2,5% para recuperar el volumen de empleo que Galicia tenía en 2007", explicó el experto, que matizó que las cifras podrían variar en función de otros factores. Doménech subrayó también la apertura del crédito como factor condicionante para la recuperación económica.

Doménech señaló que las economía española fue capaz de crear empleo neto en el último trimestre de 2013, tres antes de lo previsto, y auguró que la tarifa plan de cotización del Gobierno contribuirá positivamente a mantener esta tendencia en 2014.

El estudio concreta como retos de la economía gallega la mejora de la productividad y la convergencia con la media española, la apuesta por la innovación y el desarrollo y los peligros demográficos inherentes a Galicia, como el envejecimiento de la población. Con respecto a la productividad, BBVA Research expone que los países y comunidades más productivos son también lo que mayor volumen de empleo generan, por lo que Galicia debe mejorar en este punto. El informe reconoce que la comunidad ha experimentado un crecimiento ininterrumpido de la productividad desde 1990, lo que favoreció el proceso de convergencia con la media española. Para mantener esta tendencia, el estudio aconseja apostar por el I+D+i y redoblar los esfuerzos en políticas demográficas y políticas activas de empleo.