El empresario vigués José Manuel Fernández Alvariño cumplió su promesa y un día después de ser elegido presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) presentó su dimisión como líder de la patronal pontevedresa (CEP). La presidencia de la CEP queda ahora en manos del vicepresidente primero de la Confederación, Luis Novoa, que tiene tres meses para convocar elecciones. El propio Novoa confirmó ayer que se presentará candidato para lo que resta del actual mandato (hasta febrero de 2015) y que, finalizado ese periodo, "ya se verá". Otros empresarios que podrían postularse para el cargo son Jorge Cebreiros, presidente de Ineo, y Juan Manuel Vieites, secretario general de Anfaco, según ha podido saber este diario.

Tras la dimisión de Fernández Alvariño, Luis Novoa (Dafer), que también es presidente de Sogarpo, recordó que en la CEP hay un proyecto para cuatro años que no ha concluido y que "ha sido hecho entre todos". El nuevo presidente de la CEG, por su parte, manifestó su agradecimiento a los empresarios pontevedreses por los diez años al frente de la CEP y defendió un mayor acercamiento entre las confederaciones provinciales y la patronal gallega. También descartó que se vaya a cambiar al actual secretario general de la CEG, Fausto Santamarina.