12 de mayo de 2013
12.05.2013

PSA completa los lanzamientos en Vigo con las primeras unidades del nuevo Grand C4 Picasso

La planta inicia la producción en pruebas de la versión de siete plazas del monovolumen, que saldrá a la venta a finales de año - Balaídos se aprieta el cinturón y sienta las bases para las futuras generaciones de vehículos

12.05.2013 | 10:19
El centro vigués inició la exportación del nuevo Citroën C4 Picasso (arriba se pueden ver algunas unidades) a través del Puerto. // José Lores

El centro de Vigo de PSA Peugeot Citroën acaba de iniciar la producción de las primeras unidades del nuevo Citroën Grand C4 Picasso, la versión del monovolumen vigués de siete plazas, según ha podido saber FARO. La entrada en línea de este coche completa el ciclo de lanzamientos de la fábrica de Balaídos, que en apenas un año ha logrado industrializar seis modelos diferentes desde un punto de vista comercial: los sedanes Citroën C-Elysée y Peugeot 301, las versiones eléctricas de las furgonetas Citroën Berlingo y Peugeot Partner, y la próxima generación de los monovolúmenes Citroën C4 Picasso y Grand C4 Picasso, con una inversión conjunta que supera los 1.162 millones de euros.

El nuevo Grand C4 Picasso, que como el actual tiene siete plazas, continúa en fase de confidencialidad y todavía no ha comenzado a rodar fuera de Balaídos. Las primeras unidades comenzaron a ensamblarse este mes de mayo en fase de pruebas y en la última semana se fabricaron algo más de treinta coches diarios. La parte delantera del monovolumen es similar a la versión de cinco plazas del C4 Picasso, cuyas primeras imágenes se difundieron durante el Salón del Automóvil de Ginebra el pasado marzo y que saldrá a la venta en julio, pero es sensiblemente más largo y diferente en el portón trasero (cambian los pilotos respecto a la versión más corta).

La marca de los galones tiene previsto sacarlo al mercado a finales de año. El lanzamiento de las dos versiones del C4 Picasso permitirá aumentar a la vuelta del verano la cadencia productiva en el Sistema 2 de la planta de Vigo, en el que se ensamblan los monovolúmenes (el más perjudicado hasta ahora por la caída de ventas), que actualmente está en 28 vehículos por hora. Este incremento de ritmo y el éxito comercial que ya están teniendo los sedanes Citroën C-Elysée y Peugeot 301, así como los Berlingo-Partner, permitirá ampliar la plantilla en unos mil trabajadores este año, según confirmó el pasado abril el director del centro, Juan Antonio Muñoz Codina.

Con el Grand C4 Picasso, Balaídos completa el ciclo de lanzamientos industriales iniciado el año pasado. El grupo ha invertido 1.062 millones de euros en los proyectos de los sedanes y los nuevos monovolúmenes, y algo más de 100 millones en las furgonetas eléctricas, que han permitido crear además el primer taller especializado en baterías de ion-litio de la multinacional. Los nuevos modelos harán que la factoría viguesa supere de nuevo este año las 400.000 unidades, cien mil más que el anterior, aunque fuentes del sector elevan la previsión de la fábrica hasta los 440.000 coches.

En medio de este momento dulce para Balaídos, que en los últimos tres años había sufrido una importante caída de producción por el descenso de ventas (que se tradujo en varios expedientes de regulación de empleo y obligó a agotar las medidas de flexibilidad y a desmontar el turno de noche en el Sistema 2), la dirección del centro, con el respaldo de la mayoría del comité (SIT-FSI, UGT y CC OO), aprobó a finales de abril un nuevo programa de ajustes con el fin de estar en disposición de optar a las próximas generaciones de vehículos.

Fuentes consultadas por este periódico consideran que las medidas adoptadas por PSA-Vigo, entre las que destaca la creación de una nueva categoría laboral más barata (con un salario anual de 17.000 euros más un complemento de 956,31 euros a partir del cuarto mes) y la moderación de algunas primas y bonificaciones, colocan a la factoría en una buena posición desde el punto de vista de los costes para adjudicarse nuevos proyectos de la alianza PSA-General Motors. El centro no quiere perder competitividad frente a las otras plantas del grupo (que han adoptado medidas similares, incluida la congelación de salarios en Francia) y del gigante norteamericano, que tiene en España una de sus plantas europeas más productivas, la de Opel en Zaragoza.

Los equipos de proyecto de Vigo trabajan sobre todo en la siguiente generación de comerciales ligeros (furgonetas), segmento en el que Balaídos ha sido históricamente líder dentro de la multinacional francesa. La versión actual del Citroën Berlingo y el Peugeot Partner Tepée salió al mercado en 2008, y la adjudicación de las primeras piezas para proveer a la siguiente generación podría comenzar a finales de año o principios de 2014, eso si el grupo PSA confirma a Vigo como planta receptora. Las furgonetas representaron el año pasado casi dos de cada tres automóviles ensamblados en Vigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine