22 de abril de 2013
22.04.2013
Durante el año 2012

España sigue esperando una señal de la UE con el déficit

El desvío de las cuentas fue del 10,6% sumando las ayudas a la banca -Bruselas se plantea flexibilizar los plazos

22.04.2013 | 09:55

El déficit público de España se situó en el 10,6 % del PIB en 2012 si se incluye el impacto de 3,6 puntos de la ayuda a la banca en dificultades y, en caso de excluir este efecto, la tasa alcanzó el 7 %, mientras la deuda subió al 84,2 por ciento, informó hoy la agencia comunitaria de estadística Eurostat.

Según la oficina comunitaria, si se descuenta el efecto negativo del rescate bancario pero se cuenta el impacto positivo de los intereses que recibe España de la banca a cambio de las ayudas, el efecto de la recapitalización es menor (3,5 puntos) y el déficit se sitúa en el 7,1 % del PIB, mientras que si solo se tiene en cuenta el factor negativo de la inyección es del 7 %.

La Comisión Europea (CE) afirma que se trata de una cuestión de "presentación" y que España incluye los ingresos en otro apartado, pero llega igualmente a la cifra total del 10,6 %.

Si se cuenta el impacto de la ayuda bancaria, España registró en 2012 el déficit más elevado de la Unión Europea (UE), por delante de Grecia (10 % del PIB), de Irlanda (7,6 %), de Portugal (6,4 %) y de Chipre (6,3 %), los cuatro países rescatados.

En total, diecisiete Estados tenían un déficit por encima del techo del 3 % que fija el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). En su conjunto, la eurozona tuvo en 2012 un déficit del 3,7 % del PIB y la UE del 4 %, lo que supone una reducción de medio punto y de cuatro décimas, respectivamente, en comparación con 2011.

El portavoz comunitario Olivier Bailly destacó hoy que desde 2009 la eurozona ha reducido casi a la mitad su déficit (desde el 6,4 %), lo que supone un "esfuerzo sin precedentes", y que trece Estados miembros, la mitad, corrigieron su déficit el año pasado.

La CE confía en alcanzar en 2013 el umbral del 3 %, pese a que el año pasado doce países empeoraron su tasa y dos la mantuvieron.

La validación europea del déficit español, que tuvo que ser revisado al alza por el Gobierno del país desde el 6,74 % por exigencias de Eurostat, que consideró "incorrecto" el criterio utilizado por España para computar las devoluciones fiscales, supone el primer paso hacia una posible flexibilización del calendario de ajuste.

El próximo paso es la publicación el 3 de mayo de las previsiones macroeconómicas de la CE, que en paralelo evaluará los programas de estabilidad y de reformas y que España aprobará este viernes.

"Con todos estos elementos, la CE podrá hacer un análisis más formal y llegar a algunas conclusiones el 29 de mayo, cuando adoptará las recomendaciones específicas por país", en las que podría incluir una relajación del calendario de reducción del déficit en "algunos casos", dijo Bailly.

El Gobierno español espera negociar con Bruselas una flexibilización del objetivo de déficit para 2013 que podría situarse en alrededor del 5,5 % o 6 % del PIB, un punto o un punto y medio de margen respecto a lo estipulado hasta ahora, y confía en recibir hasta dos años más (hasta 2016) para rebajar su tasa al 3 %.

La CE se ha mostrado dispuesta a flexibilizar el calendario de ajuste de España porque estima que ha cumplido los esfuerzos estructurales y que ha habido también una contracción económica "inesperada", con lo que cumple las dos condiciones citadas por Bruselas para recibir más tiempo.

Por otra parte, la deuda pública española subió al 84,2 % en 2012, desde el 69,3 % del año pasado, y sumó 883.873 millones de euros.

España fue el país de la UE que más aumentó su endeudamiento en el último trimestre de 2012, al pasar del 77,4 % del PIB registrado entre julio y septiembre al 84,2 %, un incremento de 6,8 puntos.

En conjunto, la eurozona acabó 2012 con una deuda al alza del 90,6 % y la UE del 85,3 %, teniendo los niveles más bajos Estonia (10,1 %), Bulgaria (18,5 %), Luxemburgo (20,8 %), Rumanía (37,8 %), Suecia (38,2 %), Letonia y Lituania (40,7 % cada uno).

Solo Alemania registró un superávit del 0,2 % en 2012, según la agencia comunitaria de estadística.

Un total de catorce Estados miembros tenía niveles superiores al 60 % del PIB establecido por el PEC, seis redujeron sus índices de endeudamiento y veintiún países lo empeoraron, una situación que la CE encuentra "preocupante", según Bailly.

Grecia tenía el porcentaje más alto (156,9 %), seguida de Italia (127,0 %), Portugal (123,6 %), Irlanda (117,6 %), Bélgica (99,6 %), Francia (90,2 %) y Reino Unido (90 %).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook