Endesa obtuvo un beneficio neto consolidado de 2.034 millones de euros en 2012, lo que supone un 8% menos respecto de 2011, debido, fundamentalmente, al efecto de las medidas regulatorias aprobadas por el Gobierno el pasado año, según informó ayer la compañía.