14 de octubre de 2012
14.10.2012
MAR

La "economía azul", una salida a la crisis

Bruselas espera que el desarrollo de parques eólicos marinos y el turismo de cruceros impulse al naval - El turismo de costa podría crecer un 3% y crear 100.000 empleos

14.10.2012 | 02:00

Turismo de cruceros, energías renovables marinas o acuicultura son solo algunos de los sectores claves señalados por la Comisión Europea (CE) para crear empleo en el ámbito marítimo. Según los datos del informe que acaba de presentar Bruselas, el desarrollo de negocios vinculados con el mar podría generar hasta siete millones de puestos de trabajo hasta 2020, por lo que se perfila como uno de los que más puede contribuir a salir de la recesión económica. España, y sobre todo Galicia, es una zona privilegiada para impulsar la llamada economía azul.

Pendientes de la recuperación económica después de este largo e interminable período de tiempo, cuyas consecuencias resultan devastadoras para las empresas y sus trabajadores, la Comisión Europa (CE) acaba de proponer un plan de crecimiento y de empleo a través del sector marítimo. Es una llamada a impulsar la "economía azul", actividad en la que está dispuesta a facilitar ayudas y buscar dinero de inversores. La declaración que acaba de realizar Bruselas propone oportunidades de negocio en ámbitos tan diversos como el de la energía marina renovable, acuicultura, biotecnología marina, turismo de cruceros o minería en el fondo marino.

Este tejido empresarial es importante para Europa porque su valor añadido se calcula en unos 500.000 millones de euros en la actualidad, cifra que alcanzará los 600.000 millones en 2020. Durante el mismo periodo de tiempo se prevé que aumente el número de personas empleadas en este tejido empresarial desde 5,4 a 7 millones. A ello se suma el hecho de que el 75 % del comercio exterior y el 37 % del comercio intraeuropeo se efectúan por vía marítima, don lo que los océanos, mares y costas son salvavidas económicos de Europa y parece que seguirán siéndolo.

José Manuel Barroso, presidente de la CE, aseguraba esta semana que "los mares y los océanos pueden desempeñar un papel decisivo en la recuperación económica de Europa. La declaración de la Comisión expresa el claro mensaje de que tenemos que aprovechar el potencial de la economía azul europea", puntualizó.

El turismo de costa y marítimo podría crecer un 3% mientras que el de cruceros podría crear 100.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2020. Por otro lado, la UE espera que la capacidad instalada mundial de energía marina se duplique cada año en un futuro próximo, de manera que la comercialización de tecnologías relacionadas con las energías del mar se verán intensificadas gracias a una reducción de los costes tecnológicos. Además, la facturación global anual de la extracción de minerales marinos puede crecer de prácticamente cero a 5.000 millones de euros durante la próxima década y hasta 10.000 millones de euros, en 2030.

Por otra parte, el estudio revela que el turismo costero y marítimo "necesita ganar en competitividad", ya que afronta en primer lugar "el problema de la fragmentación", que desincentiva las soluciones novedosas "e impide la difusión de conocimientos dentro del sector". Indica que solo algunas grandes empresas, como los "touroperadores", desarrollan "estrategias innovadoras y dinámicas", mientras que la gran mayoría de pymes no tiene ni incentivos ni capacidad para hacerlo y "sólo luchan por sobrevivir".

Si se cumplen las previsiones del sector de energías renovables, dentro de ocho años, la Unión Europea tendrá 40.000 megavatios eólicos marinos instalados frente a sus costas, lo cual pasa por una inversión de unos 140.000 millones de euros. Por el momento, los proyectos de parques eólicos en la costa mediterránea no cuentan con financiación, aunque sí figuran en las previsiones de compañías eléctricas del sector.

Según fuentes del Clúster Marítimo Español, la industria debe aprovechar sus ventajas competitivas, es decir su gran experiencia internacional en el ámbito naval y un enorme prestigio en el sector eólico terrestre para hacerse con buena parte de ese pastel que está cociéndose en los mares del norte del Viejo Continente, donde Iberdrola, a través de su participa de Escocia cuenta con importantes actividades. Según las mismas fuentes, los parques eólicos marinos podrían generar hasta 10.000 empleos en los próximos ocho años aunque no se instalase un solo megavatio frente a las costas españolas. Esto se explica por la ocupación que se generaría en la fabricación de buques instaladores de aerogeneradores, barcos auxiliares (lo que revitalizaría el sector de los astilleros, en grave crisis en España dada la competencia asiática y el fin de las ayudas fiscales), así como en la construcción de subestaciones eléctricas, ente otras infraestructuras.

Además, la biotecnología marina "debe convertirse en un proveedor de los mercados de productos de masas, como cosméticos, productos alimenticios, productos farmacéuticos, productos químicos y biocombustibles", según la Comisión Europea. En opinión de Bruselas, el éxito de este sector se basa en la gestión de su biología, en las innovaciones tecnológicas y en el desarrollo de alimentos específicos. Casi la mitad de toda la producción mundial de la acuicultura consistió en pescado (49,6 %): 39 millones de toneladas, pero el incremento de la producción ha tenido lugar en todos los grupos de especies. La Comisión sostiene que el negocio de la acuicultura continuará en pleno desarrollo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook