20 de septiembre de 2012
20.09.2012

Barreras construirá por 145 millones el primero de los dos buques hotel contratados por Pemex

La petrolera mexicana adjudica la segunda unidad, gemela de la primera, a los astilleros públicos de Navantia

20.09.2012 | 18:08
De izquierda a derecha, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta; José Manuel Carrera, Feijóo, Ramón Aguirre y José García Costas, tras la firma del contrato de los dos buques hotel. // Óscar Corral

El consorcio petrolero Pemex confirmó ayer que ha adjudicado a Hijos de J. Barreras la construcción del primero de los dos buques hotel que hará en Galicia, como adelantó FARO el pasado jueves. La compañía mexicana firmó ayer en Santiago con los máximos responsables del astillero vigués y de Navantia (la empresa pública construirá en Ferrol la segunda unidad, gemela de la primera) los contratos de ambos buques por un total de 380 millones de dólares (290 millones de euros al cambio actual), que darán carga de trabajo durante treinta meses a unos 3.000 trabajadores, según cálculos del Gobierno autonómico.

La firma tuvo lugar en la sede noble de la Xunta, en el Pazo de Raxoi, tras una convocatoria realizada con solo dos horas de antelación y con el presidente Alberto Núñez Feijóo como anfitrión. Los contratos fueron rubricados por el consejero delegado de Pemex Internacional en España, José Manuel Carrera; el presidente de la Sepi, Ramón Aguirre; y José García Costas, el máximo responsable de Barreras, que el próximo jueves 27 superará oficialmente el proceso concursal.

Según el pliego de los contratos, cada astillero construirá un buque hotel con una inversión individual de 190 millones de dólares (145 millones de euros) que, según los datos proporcionados ayer por Feijóo, supondrán más de dos años de trabajo y 1,5 millones de horas empleadas para 1.500 trabajadores en cada una de las empresas, contando tanto el personal propio como el de la industria auxiliar.
Feijóo aseguró que la carga ahora contratada es superior a la prevista inicialmente con Pemex y que la rentabilidad es mayor que la que podrían aportar los quimiqueros, que al final no se construirán en España. Añadió además que, fruto de esa alianza estratégica con Pemex, la petrolera ha decidido instalar una base logística en el puerto exterior de A Coruña y que los pedidos de 14 remolcadores "siguen su curso" para que siete sean construidos íntegramente en Galicia y los otro siete a medias entre la comunidad gallega y México.

El presidente de la Xunta quiso poner el énfasis en que Galicia no se plegó a la resignación y que con una economía "solvente y saneada" está ahora en condiciones de llamar a la puerta "de las compañías más importantes del mundo y lograr nuevos pedidos, nuevas inversiones, nuevos empleos y nuevas esperanzas".

García Costas personalizó en Feijóo y en el conselleiro de Economía –no estuvo presente en el acto– el éxito de la firma de los dos contratos. "El trabajo ha empezado, continuado y acabado con ellos", declaró el responsable de Barreras. En parecidos términos se manifestó el presidente de la Sepi, para quien Feijóo se ha convertido en el mejor "agente comercial internacional" de los astilleros gallegos, al tiempo que señaló que en un futuro inmediato se podrán conseguir nuevos contratos para Navantia.

Según explicó García Costas, el contrato firmado ayer con Pemex entrará en vigor el próximo mes de diciembre, una vez se resuelvan "algunos condicionantes" que "se tienen que poner en vigor rápidamente". El empresario vigués descartó que Barreras vaya a tener problemas de financiación para acometer la construcción, y destacó el "duro trabajo" realizado por los técnicos del astillero. Las negociaciones con Pemex comenzaron durante la pasada feria del naval de Vigo, cuando responsables de la petrolera mexicana visitaron el astillero y conocieron el proyecto del Edda Fides, el primer buque hotel construido en el mundo, y continuaron hasta esta semana.

Tras la entrada en vigor del contrato, Barreras dispondrá de dos años para la entrega de la embarcación. Según confirmaron ayer desde Pemex, este buque está previsto que entre en operaciones a comienzos de 2015, y el que se hará en Navantia Ferrol, medio año después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook