19 de septiembre de 2012
19.09.2012

La Audiencia Nacional refrenda la primacía de los convenios de empresa sobre los del sector

Los expertos destacan la "importancia decisiva" del auto judicial conocido esta semana

19.09.2012 | 02:11
Fátima Báñez, en primer término, con Sáenz de Santamaría. // S. B.

La Audiencia Nacional ha fallado contra la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los de empresa. Se trata de un auto "recurrible", como apunta la letrada Susana Fernández (Cuatrecasas), pero "crucial". "Supone el espaldarazo a la reforma laboral del Gobierno", sostuvo en declaraciones a FARO, como coincidió también el abogado de Garrigues de Vigo Borja Rey. El Alto Tribunal resolvió un recurso presentado por la Abogacía del Estado contra el convenio del sector de los cementos y derivados, que obviaba en sus partes fundamentales (salarios y jornadas) lo dictado por el Real Decreto 3/2012 del Gobierno, aprobado por ley en junio en el Congreso de los Diputados.
Antes de la entrada en vigor de la nueva reforma, los convenios firmados a nivel provincial siempre tenían "jerarquía" sobre los empresariales, como explica Rey. Esto cambia de forma notoria a raíz de la sentencia, conocida esta semana. "La Audiencia Nacional parte de algo claro, y es la preferencia del Real Decreto sobre los convenios de empresa y sectoriales", explica el abogado de Garrigues. Para Fernández, y dado que aún cabe recurso en el Supremo, los análisis se derivarán "mejor" una vez el auto sea "firme". "Puede cambiar en parte o en su totalidad", aclaró.
A juicio de los expertos consultados, la sentencia "flexibiliza el mercado laboral español", antes anclado en los pactos suscritos entre patronal y sindicatos. Las empresas se ceñían a lo firmado con, a veces, unas consiguientes pérdidas a nivel económico. "Lo claro es que ahora la ley establece la jerarquía sobre los convenios sectoriales, y los de empresa pueden prevalecer". Para Borja Rey el precedente es claro y, además, tiene efectos desde su promulgación.
¿Esto qué significa? Que no importa que existan convenios firmados en enero que tengan cláusulas que se blinden ante la reforma laboral en materias como las nóminas –especialmente–, las jornadas o la disposición del empresario sobre su plantilla. "Es igual desde cuándo estén firmados, la sentencia aclara que muchos convenios que sí tenían blindajes ahora hacen que prevalezca el texto de la empresa sobre el del sector" a raíz del Real Decreto (12 de febrero), no desde junio, cuando se aprobó en la Cámara baja.
"No significa que sea retroactivo", aclara Borja Rey, sino que todo lo que pueda modificarse en un pacto entre trabajadores y una compañía debe ceñirse al acuerdo bilateral, sin tener que pasar por lo que negocie la patronal y los sindicatos. "Por eso la Audiencia pide la nulidad de algunos artículos", en el caso del convenio del cemento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook