22 de marzo de 2012
22.03.2012
MAR

El Gobierno retira las ayudas para la seguridad privada de la flota atunera

Los armadores aseguran que mantendrán el servicio de protección en los barcos mientras no haya alternativas y retoman su petición inicial de embarcar militares profesionales

22.03.2012 | 17:53
El Príncipe visita la base contra la piratería en el Indico. El Príncipe Felipe elogió ayer el "éxito" de la misión que desarrollan las Fuerzas Armadas españolas en la lucha contra la piratería en el Indico. El heredero de la Corona se dirigidó con estas palabras a la dotación del buque de la Armada "Patiño" que ostenta ahora el mando de la Operación "Atalanta" de la UE contra la piratería en las aguas frente a Somalia. Previamente, saludó a los militares del Ejército del Aire que componen el destacamento Orion en la capital de Yibuti, donde cuentan con un avión de vigilancia marítima. // Efe

La crisis es la crisis y obliga a recortes. Tal fue el argumento ofrecido ayer por el Gobierno a los representantes de Opagac, una de las dos organizaciones de armadores que agrupan a la flota atunera española, para justificar la retirada, ya este mismo año, de las ayudas que el Estado venía ofreciendo al sector para costear la seguridad privada a bordo de los pesqueros que faenan en el Indico como protección contras los ataques de los piratas somalíes. Así lo aseguró ayer a este diario Julio Morón, gerente de Opagac, tras la reunión mantenida por los directivos de la organización pesquera con el nuevo secretario general de Pesca, Carlos Domínguez.
La retirada de las ayudas a la seguridad privada aprobadas por el gobierno socialista en 2009 tras el secuestro del "Alakrana" sorprendió ayer al sector aunque los empresarios reconocían que ya se lo temían y sospechaban.
La subvención estatal para la seguridad de la flota en el Indico alcanzaba el 25% del coste del embarque y mantenimiento de cuatro vigilantes de seguridad armados en cada uno de los 14 atuneros del Indico con pabellón español. Otro 25% lo costean las comunidades autónomas donde estos barcos tienen su puerto base y que, con la excepción de un par de barcos, con base en Galicia y Andalucía, son todos del País Vasco. El restante 50% lo aportan las propias empresas armadoras, que también asumen el coste de la seguridad de los atuneros que navegan bajo pabellón de Seychelles, hasta alcanzar un total de 23 pesqueros de capital español en esas aguas. En todos esos buques están enrolados marineros gallegos, vascos y de países ribereños.
A la vista de la negativa del Gobierno Central a mantener estas ayudas –cerca de 2 millones de euros al año, según las propias cifras difundidas por el Gobierno con anterioridad y ayer no confirmadas por los armadores– los empresarios aseguran que asumirán ese gasto mientras no exista alternativa porque "ni de broma, no podemos ni plantearnos" prescindir del servicio de vigilancia a bordo. "Es completamente inviable" recalcó Morón.
Desde que la flota atunera española cuenta con vigilantes privados armados a bordo todos los buques lograron repeler los ataques piratas de que fueron objeto y no se produjo ningún secuestro en el sector.
Tras esta decisión de retirar las ayudas, los armadores reiteraron al Ministerio su tradicional y "originaria" demanda de embarcar en los pesqueros a militares profesionales, como ocurre con la flota pesquera gala.
La propuesta fue planteada de nuevo ayer por Opagac al responsable pesquero del departamento que lidera el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. Su respuesta fue, según Morón, que "se estudiará" con el Ministerio de Defensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook