Cuando el pasado 13 de abril CVC Capital Partners adquirió el 35% del operador gallego R y se reservó una opción de compra de otro 35%, cuyo plazo máximo de ejecución era de tres años, el director general del fondo de inversión en España, Javier de Jaime, aseguró que podrían llegar a la mayoría del accionariado a medio plazo. "No es algo inmediato", aseguró. Menos de siete meses después, la firma con sede en Luxemburgo ha hecho efectivo el acuerdo y ya controla el 70% de la compañía gallega. El 30% restante sigue en manos de Caixanova, que es la que se ha desprendido del 35% por un importe de 157,4 millones.

Nada más conocerse el acuerdo, CVC garantizó la "galleguidad" de R y el mantenimiento de su sede social en Galicia. Los dos socios también confirmaron que mantendrán en sus cargos al actual presidente, Honorato López Isla; al vicepresidente, Julio Fernández Gayoso, y al consejero delegado, Javier Dopico.

Caixanova comunicó a las 14.43 horas de ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que había transmitido a Desarrollos Empresariales Sena SL, sociedad gestionada por CVC Capital Partners, 4.878.666 acciones de R Cable Telecomunicaciones de Galicia SA que representan el 35% de su capital social. El precio de la compraventa había sido de 32,28 euros por acción.

En abril, el fondo de inversión adquirió el 33,76% de la compañía gallega a varios socios minoritarios a los que pagó 151,8 millones. También compró un 1,24% a Caixanova por 5,5 millones, y firmó con la caja, a través de Rede Brigantium SL, también gestionada por CVC, una opción de compra por otro 35%, que acaba de ejecutar. Por esa opción abonó 18 millones a la entidad pontevedresa.

En el momento de la entrada en la compañía gallega, CVC valoró a R en 675 millones, de los que 225 eran deuda. En junio, la Comisión Europea dio luz verde a la operación de Caixanova y CVC para controlar de manera conjunta la firma gallega.

La llegada de las dos sociedades controladas por fondos de CVC, según un comunicado de R, "supone una inyección de liquidez y refuerzo de la estructura financiera" de la compañía.

El desembarco de firma de capital de riesgo, añade el comunicado, "potenciará la expansión y crecimiento de R en otros mercados y permitirá consolidar su papel protagonista en el desarrollo del sector de telecomunicaciones de Galicia". Tras esta operación, Caixanova pasa a controlar de nuevo el 30% del capital de R, en línea con la participación que ostentaba antes de la salida en 2008 de Unión Fenosa tras su fusión con Gas Natural. Antes de la entrada de CV, el segundo máximo accionista tras Caixanova era Inversiones Gallegas de Cable, que poseía el 10,5%. Era una sociedad que agrupaba a empresas como el Grupo Tojeiro, Jealsa, Ceferino Nogueira y Estrella Galicia. El tercero era Banco Pastor, fundador de la operadora gallega, que tenía el 9,91%, mientras que Cable Total contaba con el 9,85%. El resto de acciones, hasta el 33,7%, estaba en manos de socios minoritarios.

Cuando CVC hizo su entrada en R aseguró que apoyaría a la empresa en sus planes de crecimiento en nuevos mercados para los que destinaría 1.500 millones de inversión en los próximos cinco años, de los que 330 se destinarían a incrementar el despliegue de la fibra óptica de R en el territorio gallego en ese mismo periodo. Esos 1.500 millones superan con mucho los desembolsos que ha realizado la operadora gallega desde su nacimiento hace 10 años y que rondan los 800 millones.

La inversión de CVC en R es la primera que hace este fondo de capital riesgo en el sector de las telecomunicaciones. En España, sin embargo, ha realizado operaciones en otras industrias, como las adquisiciones de Cortefiel, Mivisa o Grupo Colomer. En agosto, ACS acordó con CVC su entrada en Abertis con la transmisión de su participación, el 25,83%, a dos sociedades controladas de manera conjunta, en una operación valorada en 2.863 millones.