29 de octubre de 2009
29.10.2009
MAR

El Igape avala el plan de viabilidad de Alfageme al ser aceptado por la plantilla

Pese a que la mayoría de los trabajadores de Vigo lo rechazaron, la ratificación por parte de las otras tres fábricas del grupo se considera suficiente y representativa para el pacto

29.10.2009 | 01:37

El Igape acepta conceder el aval de 9 millones de euros que incluye el plan de viabilidad dela conservera Alfageme. La aceptación del plan "por más del 70% de la plantilla del grupo" permitió que la reunión celebrada ayer en Santiago entre los representantes de los trabajadores, y de la empresa, el director xeral de Relacións Laborais[Odilo Martiñá], el director de Investimentos del Igape [Pedro Caldas]y un inspector de Traballo de Pontevedra concluyera con acuerdo, al que puso objeciones la CIG.
Los trabajadores de la conservera fueron consultados ayer sobre el plan de viabilidad y de los cuatro centros –Vigo, Vilaxoán, O Grove y Ribadumia–, sólo el de Vigo se pronunció contra el plan de viabilidad, al lograr el rechazo de 63 personas frente a 50 votos a favor. Hay que recordar que el plan de viabilidad prevé el cierre de la fábrica viguesa, el despido de cerca de 40 personas y el traslado del resto de los trabajadores a Vilaxoán, lo que es motivo de enorme incertidumbre y malestar.
Según pudo saber este diario de los asistentes a la reunión en Santiago, unido al acta del acuerdo firmada por todas las partes figura un anexo de varios requisitos "con los que garantizar la utilización del dinero avalado por el Igape para los fines previstos en el plan, es decir, la continuidad de la conservera".
Según el acuerdo, en el nuevo Consejo de Administración los propietarios –la inmobiliaria Promalar, del empresario Juan Lago– han de ser minoría. Así, de los cinco miembros del Consejo los propietarios sólo dispondrán de dos, mientras que los otros tres serán independientes y cuentan con la aceptación tanto del Igape como de las entidades acreedoras, es decir, Caixanova y Banco Popular.
Uno de ellos será Francisco Rivas, que ya era consejero externo de la conservera y que ahora será director general. Pese a que los asistentes a la reunión consultados no quisieron desvelar sus identidades, según pudo saber este diario, otro de los consejeros independientes será Antonio Grandío Dopico, catedrático de la Universidad de A Coruña, y el tercero sería Jesús de la Pedraja, con amplia experiencia en finanzas y, en concreto, en el sector bancario y las cajas.
La función de los tres consejeros será la de "garantizar la ejecución del plan de viabilidad tal como está concebido y la gestión del dinero y de la propia empresa". Otro de sus cometidos será "garantizar que los posibles ingresos por la venta de los activos de la empresa" –como los terrenos que ocupan las plantas de Vigo y O Grove–, "revierta directamente en la empresa y en ningún caso podrá usado por los empresarios para otras sociedades o negocios en los que participen".Además, el consejo de administración se reunirá una vez al mes con la representación sindical para hacer un seguimiento del plan de viabilidad y las cuentas.
En paralelo, se aprobó el nuevo organigrama directivo de la compañía, que estará integrado por personas que ya prestaban sus servicios en el grupo conservero pero ahora "tendrá distintos cometidos y un nuevo esquema de trabajo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine