26 de octubre de 2009
26.10.2009

El patrón del barco retenido en Mauritania cree que la solución es "una maleta de dinero"

El "Bahía de Portosanto" chocó hace dos meses con un barco chino, que se hundió

25.10.2009 | 23:44

El patrón de pesca Juan José Iglesias, hasta hace unos días capitán del pesquero gallego "Bahía de Portosanto", denunció ayer que para solucionar retrasos administrativos y judiciales como el que sufren en estos momentos tras chocar con un barco chino hay que llevar "una maletita llena de dinero".
Así lo manifestó Iglesias a su llegada al aeropuerto de Santiago de Compostela, después de tomar la decisión de abandonar el país ante la indeterminación en el plazo de resolución de la situación ocasionada tras el choque del pesquero con otro barco chino, que acabó hundiéndose, hace dos meses a 14 millas de Cabo Blanco.
En un primer momento y tras la denuncia por vía penal presentada por la sociedad propietaria del otro barco, de capital chino y bandera mauritana, llevó el caso un juzgado de Nuadibú que, seguidamente, remitió a otro juzgado en la capital, Nouakchott, donde "está parado porque dicen que van a juzgar al capitán" de costa, José Portas, de Marín, precisó Juan José Iglesias.
Por el momento, el capitán, que lleva siete meses embarcado, permanece en Mauritania con una fianza, por lo que Juan José Iglesias, de 38 años y marinero desde hace veinte, supone que "tendrá miedo".
Problemas de dar y tomar
La incertidumbre es la razón que llevó a Iglesias a abandonar el país y el barco, porque "los problemas ahí son de dar y tomar. No os informan. Cuando fue de la zona prohibida hablé y me ahorré 200.000 euros de multa", dijo tras la retención de este barco en Mauritania el pasado año por pesca ilegal, entre otros incidentes.
Ya entonces denunció que las autoridades mauritanas retienen pesqueros muchas veces sin motivos y ahora aseguró que este tipo de problemas se arreglan "llevando dinero, llevando una maletita llena de dinero, el que más dé al que más mande más se lleva".
En este sentido, ironizó con el apoyo que reciben por parte de las autoridades españolas y dijo: "Allí no llama nadie ni somos nadie, da igual, ya te puedes morir que allí no pasa nada".
Pese a ello está dispuesto a volver a faenar en Mauritania, pero no en Somalia o sus inmediaciones, ni se sentiría a gusto con personal armado a bordo porque "tenemos un trabajo difícil para que encima haya ametralladoras, por ahí ni de broma", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine