18 de septiembre de 2009
18.09.2009

La caja de los 300 empleos

La industria forestal cree que perderá esos puestos con el "boicot" de la Xunta al uso de cajas de madera en la pesca.

18.09.2009 | 16:47
La caja de los 300 empleos

La industria forestal gallega estimó hoy que perderá unos 300 empleos directos en Galicia a raíz de la prohibición "taxativa" del uso de cajas de madera para almacenar y transportar productos pesqueros impuesta en junio en el Puerto de Vigo y que la Xunta pretende hacer extensiva al resto de los puertos de la comunidad.

La patronal gallega del sector aseguró que la medida supondrá el cierre de 16 empresas dedicadas en exclusiva a la fabricación de cajas de madera y cuya facturación asciende a 23 millones de euros. Así, consideró que la repercusión indirecta es "incuantificable" en la primera y segunda transformación, aunque podría afectar a más de 75 empresas y a los propietarios forestales --se cortará menos madera--.

En rueda de prensa, la secretaria general de la Federación Empresarial de Aserraderos y Rematantes de Madera de Galicia (Fearmaga), Ana Oróns, calificó la decisión de la Administración autonómica de "boicot" y subrayó que ninguna otra comunidad autónoma en España ni ningún país europeo ha adoptado una medida similar.

Según subrayó, el reglamento comunitario --de 2004-- en el que la Xunta ha basado su prohibición no prohíbe "en ninguno de sus artículos" el uso de la madera como envase para productos pesqueros. Sólo, precisó, se exige que los envases, contenedores y recipientes empleados para expedir, almacenar o transportar pesca fresca eviten que el agua procedente de la fusión del hielo permanezca en contacto con esos productos.

La única excepción, como señaló, en la que es obligatorio el uso de materiales impermeables es la relativa a las labores de envasado y embalado de productos de pesca fresca, así como en la venta de esos artículos al por mayor.

A su juicio, el Puerto de Vigo "generaliza" una prohibición específica e impide el uso las cajas de madera "en vez de realizar inspecciones que velen por el cumplimiento de la normativa vigente". Así, admitió que existan empresas que hagan una "mala praxis" y reutilicen varias veces las cajas de madera, que sólo pueden emplearse una vez y, posteriormente, se usan como materia prima en las plantas de tablero o, incluso, en la fabricación de muebles.

Por todo, lamentó una decisión que la industria de la madera cree "injustificada" y "no razonada" que, además, --señaló-- no fue consultada al sector.

Sin respuesta de la Xunta
Oróns, acompañada por el gerente de Monte Industria, Juan Picos, y la secretaria general del Clúster de la Madera, Belén Varela, condenó que la Administración gallega, y en concreto las consellerías de Sanidade y Mar, no hayan recibido a los representantes de la industria forestal, que --aseguró-- han solicitado varias veces mantener un encuentro con responsables de estos departamentos en los últimos meses.

Por el momento, los representantes de la industria de la madera mantuvieron una reunión con la presidenta del Puerto de Vigo, Corina Porro, quien les reconoció, según manifestó Picos, que la circular interna en la que se prohibía el uso de las cajas era "excesiva", aunque los remitió a la Administración autonómica.

Defensa de la competencia
Oróns trasladó la "preocupación" de la industria forestal ante la posibilidad de que se produzcan "hechos similares" a los de 2002, ejercicio en el que la Xunta subvencionó --afirmó-- el diseño, fabricación y distribución de las cajas de plástico para productos pesqueros y las instalaciones de lavado de este tipo de recipientes.

"No entendemos el boicot de la Xunta cuando debería defender nuestros intereses", lamentó, tras destacar que la industria forestal representa el 3,5 por ciento del PIB de Galicia y genera 26.000 empleos directos en la comunidad.

Por ello, la industria de la madera solicitará una reunión con la Comisión Nacional de la Competencia al entender que la decisión del Puerto de Vigo y de la Xunta "daña o perjudica" a este sector al favorecer a otro producto alternativo, de forma que se vulnera la normativa de libre mercado.

"Si hay soluciones tecnológicas o desde la perspectiva del coste que sean mejores, no protestaremos, serán los armadores los que decidan", destacó Picos, quien, por el contrario, incidió en que la industria forestal rechaza este tipo de decisiones administrativas.

En esta línea, destacó que el reglamento comunitario, aprobado en 2004, es de obligado cumplimiento desde hace cinco años al no tratarse de una normativa que deba trasponerse a la legislación autonómica. "En ningún puerto de España o de la Unión Europea se hace esta interpretación", insistió Oróns, quien afirmó tener el respaldo de las principales cofradías de pescadores gallegas y, especialmente, de la flota del cerco.

Aparte, la industria de la madera ha realizado gestiones con la patronal estatal del sector, Confemadera, y ha solicitado una reunión con responsables de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria.

Material permeable
Según explicó Picos, la madera es un material permeable aunque, como subrayó, este tipo de cajas no son estancas como ocurre con las de plástico y, así, permiten el drenaje del agua procedente de la fusión del hielo.

Por su parte, Oróns apuntó que la madera es un producto natural y ecológico, además de susceptible de ser reciclado, como es el caso de las cajas de madera que, tras un único uso, se destinan a la industria del tablero como materia prima. También destacó sus condiciones naturales antibacterianas y afirmó que constituye el "mejor refrigerador" por ser un material que transpira.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook