03 de abril de 2009
03.04.2009
ULTIMA HORA
Muere Yvonne Blake, la expresidenta de la Academia de Cine, a los 78 años
40 Años

Citroën asegura que los planes industriales de la factoría de Vigo "no corren peligro"

La multinacional garantiza que el centro seguirá como "referente" del grupo pese al cambio en la presidencia

03.04.2009 | 02:00
Denis Martin (segundo por la derecha), con los directivos de Citroën, en la factoría de Balaídos.

Las inversiones y proyectos anunciados para la factoría viguesa de PSA Peugeot Citroën están garantizados. El máximo responsable de Recursos Humanos de la multinacional francesa, Denis Martin, aseguró ayer a los sindicatos que la planta de Balaídos seguirá siendo "el referente" del grupo automovilístico pese al cambio de presidente, y que las ayudas comprometidas por el Ministerio de Industria "no corren peligro" al seguir adelante el plan industrial hasta 2012.

Martin ratificó además la continuidad del plan de bajas incentivadas en la planta y explicó que pese a que la prioridad del grupo es proteger el empleo estable, el mantenimiento de los puestos de trabajo dependerá de la evolución de las ventas. El directivo trasladó también al comité de empresa que este año no será posible recuperar las jubilaciones parciales con contrato relevo para los trabajadores mayores de sesenta años, tal y como reclaman los sindicatos.

La visita de Denis Martin a Vigo había levantado expectación en la factoría tras la destitución, el pasado domingo, de Christian Streiff como presidente de PSA Peugeot Citroën, por la posibilidad de que el grupo automovilístico no siguiese adelante con los planes de futuro del centro. Según el secretario general de Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT), Alberto Priego, el responsable de personal lanzó un mensaje de "tranquilidad" a la plantilla al explicar que el nuevo presidente no detendrá los proyectos en marcha, que contarán con una ayuda del Gobierno de 72 millones de euros.

El plan industrial de la factoría supone una inversión global de más de mil millones de euros hasta el año 2012, que servirán para adaptar la fábrica a la producción de vehículos de propulsión híbrida y para la puesta en marcha del primer centro de desarrollo de prototipos de PSA Peugeot Citroën fuera de Francia, especializado en los chasis.

"Martin ratificó que los proyectos presentados seguirán adelante y que Vigo se mantiene como referente del grupo", señaló Rubén Pérez, portavoz de UGT en el comité de empresa.

El directivo francés también descartó que la multinacional vaya a repatriar alguno de los modelos que se fabrican en Vigo como consecuencia de los préstamos que el Gobierno de Nicolas Sarkozy ha concedido al sector, y que en el caso de PSA Peugeot Citroën ascienden a 3.000 millones de euros. "Vigo seguirá como centro exclusivo, no se desviará producción, por lo que depende sólo del mercado", apuntaron fuentes sindicales.

En la reunión con las centrales, éstas plantearon a Martin la necesidad de mantener el nivel de empleo y de recuperar las jubilaciones parciales con contrato relevo como fórmula para fomentar contratos estables en la factoría, después de que se hubiesen paralizado hace dos meses. El directivo francés descartó esta posibilidad al menos para el presente año, y confirmó que el grupo continuará en cambio con el plan de bajas incentivadas para los trabajadores mayores de 58 años que deseen abandonar la fábrica. Según el responsable de la CIG en el comité, Henrique Pérez, la suspensión de las jubilaciones parciales impide a unos 200 trabajadores del centro mayores de sesenta años acogerse al contrato relevo, obligándolos a trabajar hasta los 65 años para poder retirarse. "No creemos que esta medida esté justificada", criticó Pérez.

También desde CC OO, su portavoz en el comité de empresa, Pedro Comesaña, aseguró que esta decisión provocará que cuando finalice la crisis habrá más contratos temporales y menos empleo estable en la factoría. "Entendemos que la situación es difícil, pero nos preocupa esta transformación de la plantilla", argumentó.

Martin trasladó a los sindicatos que los próximos dos años serán "difíciles", y que medidas como las bajas incentivadas están orientadas a "salvaguardar el empleo indefinido" y a evitar decisiones "mucho más dolorosas".

La Xunta aprueba ampliar el CTAG tres años después de anunciarlo

El Bipartito aprobó ayer en el penúltimo Consello de la Xunta la ampliación del Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) tres años después de anunciarlo. Esta obra, que permitirá la puesta en marcha del Centro de Excelencia en Electrónica para Vehículos Inteligentes, había sido considerada como "estratégica" por el sector y está incluida en el Plan Estratégico de la Automoción de Galicia (PESA).

La demora en su puesta en marcha ha provocado que industrias de otras comunidades como el País Vasco se hayan adelantado a la gallega en el desarrollo de componentes electrónicos para el automóvil, con la puesta en marcha de centros tecnológicos similares.

La inversión total estimada entre el CTAG y la Xunta para el desarrollo del nuevo centro asciende a 50 millones de euros, correspondientes a la compra de los terrenos, su urbanización y la construcción de las instalaciones, que ocupan 47.164 metros cuadrados en Porriño.

El CTAG es un centro pionero en España en el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías para la automoción, como el sistema TSR, que permite al coche reconocer automáticamente las señales de tráfico y ajustar la conducción. Otras investigaciones ahondan en la búsqueda de nuevos materiales ecológicos y resistentes y sistemas de propulsión alternativos, así como la interacción entre el vehículo y las tecnologías del hogar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine