14 de diciembre de 2008
14.12.2008
Previsión

El presunto fraude de Madoff hundiría a importantes organizaciones benéficas

14.12.2008 | 18:17

El presunto fraude por valor de 50.000 millones de dólares (unos 37.340 millones de euros) cometido por Bernard Madoff, ex presidente de Nasdaq, el mercado electrónico de acciones de Estados Unidos, ha obligado al cierre a un fundación de caridad y amenaza con provocar grandes pérdidas en otras importantes organizaciones benéficas.

La Fundación Caritativa Robert I. Lappin, que se dedicaba a financiar viajes de la juventud judía a Israel, explicó que el dinero que mantenía sus programas eran inversiones de Madoff, el comerciante de Wall Street arrestado el pasado jueves. "El dinero necesario para financiar los programas de la Fundación Lappin ha desaparecido", lamentó la organización de Massachussets en un comunicado publicado en su página web, en el que añadió que ha dado permiso para marcharse a todos sus trabajadores.

El diario 'The Boston Globe' publicó ayer que entre los clientes de Madoff están otras organizaciones caritativas, como Carl and Ruth Shapiro, importante contribuyente del Museo de Bellas Artes, la Universidad de Brandeis del Centro Médico Diaconisa Beth de Israel, que ha perdido unos 145 millones de dólares (más de 108 millones de euros), lo que supone casi la mitad de su dinero.

Además, otros clientes afectados son Carol Goldberg, antigua propietaria de la cadena de supermercados Stop&Shop, y Stephen Fine, presidente de la entidad privada Biltrite Corp.

Los agentes federales detuvieron a Madoff, fundador en 1960 de la compañía Bernard L. Madoff Investment Securities LLC, en su piso después de que los fiscales dijeran que comunicó a sus empleados más cercanos que sus operaciones monetarias eran "todas una gran mentira" y "una enorme pirámide financiera".

Este tipo de acción financiera, también conocida como Ponzi scheme, es un vehículo ilegal para la inversión que cancela las deudas con los viejos inversores utilizando el dinero de los nuevos, por lo que depende de un flujo continuo de nuevas inversiones. Así, es normal que la mayoría caigan por su propio peso al no generar beneficios suficientes por sí solos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine