12 de diciembre de 2008
12.12.2008
Unión Europea

Los líderes europeos aprueban un paquete de estímulo fiscal de 200.000 millones de euros

12.12.2008 | 19:29

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea aprobaron hoy un paquete de estímulo fiscal de 200.000 millones de euros --el 1,5% del PIB comunitario-- para sostener la demanda y combatir la recesión.

Además, se comprometieron a revisar la aplicación del plan a partir de marzo de 2009 y a adaptarlo si es necesario. Las medidas contaron con el apoyo de Alemania, el país más reticente hasta ahora a aumentar el gasto público.

"Todo el mundo está totalmente de acuerdo sobre la gravedad de la crisis, sin ninguna voz discordante. Y todo el mundo está de acuerdo sobre un estímulo en torno al 1,5% del PIB", explicó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, al término de la cumbre. Por su parte, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, destacó que existía consenso sobre la necesidad de un estímulo económico "lo suficientemente grande para tener un impacto real que impulse la demanda y restaure la confianza".

"Creo que la crisis es grave, pero si adoptamos las soluciones adecuadas, Europa puede emerger más fuerte", aseguró Barroso.

La canciller alemana, Angela Merkel, explicó que había dado su acuerdo a este plan de estímulo porque Alemania ya ha tomado sus propias medidas nacionales de reactivación. "Aún hay debates en Alemania para ver si hay que hacer otras cosas, pero hemos demostrado aquí que Alemania aporta su contribución al relanzamiento de la economía europea", resaltó Merkel.

El primer ministro británico, Gordon Brown --que lideró los esfuerzos para lanzar un paquete de estímulo fiscal aunque su medida estrella, recortar del 17,5% al 15% el IVA, no ha sido seguida por el resto de países-- consideró que el plan aprobado constituye una "inyección fiscal importante" que "dará más confianza a los ciudadanos".

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que las conclusiones van dirigidas a que "todo vaya con agilidad, rapidez y urgencia en la disponibilidad de los fondos".

MEDIDAS NACIONALES

La mayor parte del esfuerzo de este plan corresponde a medidas nacionales (el 1,2%, según la propuesta de la Comisión) mientras que el presupuesto comunitario debe contribuir al estímulo en un 0,3%). Se deja plena libertad a cada país para optar, según su situación, por un aumento del gasto público o reducciones de la presión fiscal o una disminución de las cargas sociales o incluso apoyos a determinadas categorías de empresas o a las familias más vulnerables.

Las medidas de apoyo a la demanda "deben buscar un efecto inmediato, tener un límite temporal y centrarse en los sectores más afectados y los más importantes para la estructura de la economía". Las conclusiones de la cumbre citan específicamente al sector del automóvil y la construcción.

Incluso se contempla la posibilidad, para los Estados miembros que lo deseen, de aplicar unos tipos de IVA reducidos en los servicios que requieren mucha mano de obra y en los productos y servicios 'verdes', aunque hasta ahora nunca había acuerdo sobre este punto. Las conclusiones dicen que los ministros de Economía deberán tomar una decisión sobre este punto en marzo de 2009. Sarkozy aseguró que había obtenido garantías de Merkel de que dará instrucciones a su ministro de Finanzas, que hasta ahora ha vetado cualquier acuerdo sobre el IVA reducido, para que facilite la decisión.

Los líderes europeos piden una aplicación flexible del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que limita el déficit público al 3% del PIB, para poder financiar estas medidas. No obstante, el Consejo Europeo reitera su pleno compromiso con las "finanzas públicas sostenibles" y pide a los Gobiernos a "regresar rápidamente" al equilibrio presupuestario. "Es necesario que la aplicación del Pacto se reanude a partir del día siguiente del final de la crisis", dijo el presidente francés.

Los jefes de Estado y de Gobierno también reclaman al Ejecutivo comunitario que aplique de forma "rápida y flexible" las normas sobre ayudas públicas. En este sentido, se felicitan por la aprobación de las reglas sobre recapitalización de los bancos con fondos públicos.

En cuanto a las medidas comunitarias, las conclusiones ratifican el aumento de las intervenciones del Banco Europeo de Inversiones (BEI) por un importe de 30.000 millones de euros en 2009/2010, especialmente en beneficio de las pequeñas y medianas empresas, de la energía renovable y el transporte limpio, en particular, el sector del automóvil.

Los líderes europeos respaldan la aceleración de los pagos de los fondos estructurales y la reforma del Fondo de Adaptación a la Globalización para que sea más fácil de utilizar. También apoyan la propuesta de la Comisión de usar 5.000 millones de euros de fondos comunitarios no gastados para proyectos de interconexiones, renovables y ahorro energético.

PIDEN A LA BANCA QUE REBAJE EL EURÍBOR

Los jefes de Estado y Gobierno de la UE reclaman a los bancos que aumenten la concesión de créditos a empresas y familias para reactivar la economía y que repercutan en sus préstamos las rebajas de tipos de interés que ha aprobado en las últimas semanas el Banco Central Europeo (BCE).

"El Consejo Europeo exhorta a los bancos y a las instituciones financieras a aprovechar plenamente las facilidades que se les conceden para mantener y apoyar el crédito a la economía y hacer repercutir en los prestatarios las reducciones de los tipos de interés centrales", señala el texto de conclusiones.

Para promover que los ciudadanos se beneficien de las bajadas de tipos, los Veintisiete subrayan que deben aplicarse "efectivamente" los mecanismos de garantías pactados por los gobiernos europeos --en referencia a los sistemas de avales para la banca-- para que "contribuyan a disminuir el coste de financiación de las instituciones financieras en beneficio de las empresas y las familias". El texto recalca que, con la reducción de tipos de interés, el BCE y otros bancos centrales están respaldando un "crecimiento no inflacionista" y contribuyendo a "la estabilidad financiera".

El Consejo Europeo admite además que los mercados financieros "siguen siendo frágiles" y por ello los gobiernos deben seguir "alerta" y aplicar "de manera prioritaria" medidas para reforzar su estabilidad y su supervisión. En línea con las decisiones adoptadas por el G20 en la Cumbre de Washington, los jefes de Gobierno subrayan la importancia de un acuerdo rápido con el Parlamento Europeo para reformar las normas sobre solvencia de las compañías de seguros, los fondos de inversión y la protección de los depósitos de los consumidores. Reconocen también la importancia de tomar "decisiones rápidas" sobre la regulación de las agencias de calificación crediticia, la supervisión financiera y las normas contables.

Finalmente, los líderes europeos piden a la Comisión y a las presidencias de la UE que entablen un diálogo con los países productores de petróleo "para lograr una estabilización sostenible del precio de la energía" y reclaman un acuerdo este año sobre la ronda de liberalización comercial de Doha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine