23 de noviembre de 2008
23.11.2008
Crítica de la gestión

Rajoy dice que no se imagina a Obama dejando la energía en manos rusas, como quiere hacer Zapatero

23.11.2008 | 17:47
El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, aplaude durante el acto en el que el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, ha sido proclamado hoy candidato de este partido a la Presidencia de la Xunta. EFE/X. Rey

El presidente del PP, Mariano Rajoy, volvió hoy a cargar contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por su falta de intervención ante la posible compra de Repsol YPF por parte de la empresa rusa Lukoil.

En este sentido aseguró que su oposición a esta operación por razones de mera "supervivencia" para España y los españoles. En este sentido, se preguntó irónicamente si el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, o el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, pondrían en manos de una empresa rusa el suministro energético de sus países.

Durante su intervención en el acto de proclamación de Alberto Núñez Feijóo como candidato a la presidencia de la Xunta de Galicia, Rajoy aseguró que no iba a hablar de "el otro", en referencia a Zapatero para "no estropear el día", aunque instantes después no pudo evitar hacerlo al abordar la posible venta de Repsol.

"Para notros la luz, la energía y la gasolina son un instrumento de supervivencia, para otros son un instrumento de poder y para hacer política. No lo vamos a aceptar", proclamó el líder del PP que en este punto se preguntó si líderes como Obama o Sarkozy pondrían en manos de una empresa rusa el suministro energético de parte de EE.UU o Francia. "El problema es que aquí gobierna otro, aunque por poco tiempo", sentenció.

Para explicar cómo se ha llegado a la actual situación, Rajoy se se remontó a la entrada de la constructora Sacyr en el capital de Repsol YPF con la adquisición de un 20 por ciento del accionariado, que supuso respaldar la operación con un crédito de 700 millones de euros que "alguien le concedió con el apoyo del Gobierno", y enfatizó que "ahora hay problemas porque ese 20 por ciento vale mucho menos, hay que devolver el crédito y no se puede". "Y como no se puede tomamos la brillante decisión de poner en manos de una empresa rusa nuestro petróleo, nuestra luz y nuestras gasolineras", señaló.

EL "INMOVILISMO" DE ZAPATERO

Pero Rajoy no solo cargó contra el Gobierno a costa de la posible venta de Repsol, sino que también criticó la "ración de inmovilismo" que está dando el Ejecutivo estatal en la actual situación de crisis económica. En este punto, el líder popular señalo "lo peor" de la gestión del Gobierno central es que se reduce a "parches, ocurrencias, genialidades y anuncios de medidas, medidas y más medidas", aunque también le reprochó que inicialmente "engañase" a los españoles y ocultase que había crisis.

Así, señaló que además de la crisis financiera que afecta a todo el mundo, España tiene también dificultades en lo que se refiere a la economía real, algo que achacó a la "inoperancia" del Gobierno Zapatero. que "lo que tiene que hacer" el Ejecutivo estatal es "gobernar", además de hacer un buen diagnóstico de la situación y "decir la verdad" a la ciudadanía. En este sentido, pidió que se pongan en marcha medidas para evitar la "sangría del paro" y crear más puestos de trabajo, así como para atender las dificultades de la sociedad y ayudar a las pequeñas y medinas empresas que están "secas de crédito".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine