11 de noviembre de 2008
11.11.2008
Motor

El Consejo de Ministros estudiará flexibilizar las condiciones del Plan Vive

11.11.2008 | 20:04

El Plan Vive ha cumplido cien días de vigencia, el periodo que reiteradamente el ministro de Industria, Miguel Sebastián, pidió de espera para apreciar sus verdaderos resultados. Y como estos no han sido los esperados el próximo viernes el Consejo de Ministros abordará la reforma de este plan para hacerlo más flexible.

El Plan que entró en vigor en julio registró en su primer mes y medio de vida sólo 18 operaciones y el sector no logra remontar el vuelo. De hecho las ventas de vehículos comerciales se hundieron un 52% en octubre con lo que acumula un descenso del 35% en los diez primeros meses del año.

El plan de renovación del parque automovilístico cumplió el pasado lunes los cien días que su impulsor, Miguel Sebastián, pidió para evaluar su eficacia. Constatado el fracaso, el ministro de Industria anunció que el Consejo de Ministros debatirá en su reunión del viernes la reforma del programa. El Plan VIVE fue aprobado el 2 de agosto y, si bien es cierto que el primer mes de su gestión se desarrolló en un mes prácticamente inhábil por las vacaciones veraniegas, lo cierto es que en su primer mes y medio de vida sólo registró 18 operaciones.

El ministro de Industria, que el pasado 29 de octubre dijo que cambiaría el plan si pasado ese plazo no funcionaba, ha mantenido reuniones con el sector automovilístico, que atraviesa por una crisis galopante, para conocer sus peticiones. El sector confía en una rebaja de la antigüedad mínima de los vehículos que pueden acogerse al Vive. Según sus cálculos si pasara a diez años, en lugar de los quince actuales, podría acogerse al programa en torno al 35% del parque automovilístico, en lugar del 10% actual.

Desde la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción, se pide también al Ministerio que la reforma comprenda la ampliación del programa a la adquisición de coches usados de hasta tres años de antigüedad. La patronal de los concesionarios presentó en octubre una propuesta para ampliar el Plan VIVE mediante ayudas directas de 1.000 euros para la compra de coches nuevos y de 900 euros para la adquisición de vehículos usados de hasta tres años de antigüedad.

Además, Faconauto propone que el coche adquirido tenga unas emisiones máximas de 160 gramos de CO2 por kilómetro (frente a los 140 gramos actuales), con lo que entraría en el Plan VIVE un tercio de la oferta automovilística, en lugar del 20% a que se dirige en su concepción inicial.

Sebastián, en una comparecencia anoche en el Congreso para presentar los presupuestos de su departamento para 2009, confirmó además que el plan dispondrá en el próximo ejercicio de recursos por 500 millones de euros. Industria ya había indicado que la dotación total del plan sería de 1.200 millones, de los que 500 millones corresponden a 2008 y otros 500 millones a 2009, mientras que durante 2010 se destinarán otros 200 millones.

MAYOR FLEXIBILIDAD

El Plan se enfrenta por tanto a una renovación con el fin de dotarlo de mayor flexibilidad, contribuyendo a la recuperación del mercado automovilístico, rejuveneciendo el parque móvil, al tiempo que se incide en los aspectos medioambiental y de seguridad vial. Todo ello para intentar animar a un sector que cae en picado irremediablemente en los últimos meses.

Hoy se ha conocido que las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros y furgones se situaron en 10.930 unidades durante el pasado mes de octubre, lo que supone un desplome del 52,1% respecto al mismo mes de 2007. Los datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac) y vendedores (Ganvam) indican que en los diez primeros meses del año, las ventas de este tipo de vehículos alcanzaron 148.430 unidades, lo que se traduce en una disminución del 35% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.

Anfac y Ganvam explicaron el hundimiento de este mercado por la baja actividad de la pequeña empresa, el elevado retroceso del consumo privado e industrial, el aumento del paro, la restricción de los créditos al consumo y la falta de confianza de los consumidores.

En octubre, las entregas de derivados de turismo, furgonetas y 'pick up' bajaron un 48,5%, con 6.304 unidades. En el segmento de 'pick up' la caída alcanzó el 60,8%. Durante los diez primeros meses, las ventas de estos tres tipos de vehículos comerciales caen un 32,8%, con 81.322 unidades. Por su parte, las matriculaciones de furgones se situaron en 4.626 unidades en octubre, con un desplome del 52,1%, y acumulan una reducción del 37,4% en los diez primeros meses del año, con un total de 148.430 unidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine