02 de noviembre de 2008
02.11.2008
Articulado definitivo

Las comunidades darán el miércoles su visto bueno al nuevo Plan Estatal de Vivienda

02.11.2008 | 14:37

La Conferencia Sectorial de Vivienda, en la que están representados el Gobierno y las Comunidades Autónomas, se reunirá el próximo día 5 de noviembre en Barcelona para dar el visto bueno al articulado definitivo del nuevo Plan Estatal de Vivienda (PEV) 2009-2012.

El plan, que posteriormente tendrá que será aprobado como Real Decreto en Consejo de Ministros, incluye disposiciones transitorias con las que el Gobierno pretende dar salida al excedente de vivienda que se ha generado como consecuencia de la práctica paralización de las ventas en el mercado residencial.

De un lado, los promotores tendrán más facilidades para calificar como protegida (VPO) la vivienda libre en "stock" y del otro, se subirá el umbral de renta mensual con el que las familias podrán adquirir un piso de protección oficial.

En concreto, se ampliará en 258,5 euros brutos el límite mensual de ingresos para que una familia pueda acceder a una vivienda protegida de precio concertado, que son las destinadas a las rentas medias.

De esta forma, hasta el 31 de diciembre de 2009 las familias con una renta de hasta 3.618,3 euros brutos mensuales tendrán acceso a este tipo de viviendas, mientras que a partir de esa fecha sólo podrán hacerlo aquellas que no ingresen más de 3.359,8 euros.

Por su parte, los promotores podrán calificar como VPO de precio concertado aquellas viviendas libres que tuvieran la licencia de obra antes del 1 de septiembre de 2008.

Asimismo, se permitirá considerar como vivienda usada cualquier vivienda libre ya terminada, lo que posibilitará su calificación como protegida sin necesidad de esperar un año.

Al margen de estas medidas transitorias, entre las novedades del PEV para los próximos cuatro años está la introducción del alquiler protegido con opción a compra, una figura que hasta ahora sólo estaba regulada en algunas comunidades autónomas.

De acuerdo con el borrador del plan, el inquilino podrá comprar la vivienda cuando transcurran diez años desde que la alquiló y con un descuento del 30 por ciento de las rentas pagadas.

Entre las novedades del texto también está la ampliación de los colectivos especialmente vulnerables que pueden acceder a ayudas para el alquiler o la adquisición de vivienda, con la inclusión de separados y divorciados.

El plan incluye además recomendaciones sobre la superficie mínima de las viviendas, así como el esfuerzo financiero máximo que deben hacer las familias para adquirir una, si bien su regulación es competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas.

Para el Ejecutivo, la habitabilidad mínima está en 30 metros cuadrados para dos personas, que se deberán ampliar en 15 metros por cada miembro adicional.

A pesar de ello, las autonomías que fijen una superficie mínima inferior seguirán recibiendo las ayudas previstas en el plan, aunque no ocurrirá lo mismo en el caso contrario, ya que el PEV sólo financiará un máximo de 90 metros cuadrados.

En lo que respecta al esfuerzo financiero máximo para hacer frente a la compra de una vivienda, el plan recomienda que no se destine más de una tercera parte de los ingresos familiares, para evitar que una eventual subida de tipos dificulte el pago de las cuotas de la hipoteca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine