13 de julio de 2008
13.07.2008

JUAN CANTOS OLIVA, Ex secretario general del Sindicato Independiente (SIT): "Citroën pudo abandonar Vigo en los años 80 por las luchas sindicales"

13.07.2008 | 02:00
Juan Cantos, líder sindical y prejubilado en Citroën. / E. Rouco

"La fábrica está donde está gracias en parte a la línea que hemos marcado en esa década"

Juan Cantos fue el líder indiscutible del SIT durante 26 años y la voz del comité de empresa como responsable del sindicato mayoritario. A lo largo de estos años llevó la etiqueta de ser el portavoz del "sindicato amarillo" y tuvo que superar épocas difíciles de enfrentamientos sindicales y laborales.
- ¿Por qué vino a Vigo?
- Porque se planteó la posibilidad y porque me interesaba, tanto desde el punto de vista familiar como el profesional. Enseguida me incorporo a las actividades del sindicato, que un mes antes había ganado las elecciones por mayoría por vez primera.
- ¿Con qué ambiente se encontró en la empresa?
- La situación social en la empresa era muy difícil, con muchas tensiones y con grandes enfrentamientos entre la dirección de la empresa y los sindicatos. Había unas posturas de fuerza, de negarse a dialogar, muy convulsionada. Con aquel ambiente era imposible llegar a cualquier tipo de acuerdo, por lo que desde el Sindicato Independiente, como mayoritario en el comité, iniciamos una estrategia con el fin de reanudar el diálogo con la empresa para establecer acuerdos. Los demás sindicatos cometieron un gran error porque cuando conseguimos la mayoría se negaron a participar en cualquier comisión de trabajo, esperando nuestro desgaste. Y fue al revés, fue un año que nos sirvió para renovarnos y formarnos ante el nuevo reto que se nos presentaba con mayoría absoluta.
- ¿Eran años difíciles?
- Los años 80 fueron muy difíciles. Hasta el punto de que llegó a peligrar la continuidad de la empresa en Vigo. Estábamos con paros técnicos y con altercados laborales permanentes. Ante este panorama planteamos la necesidad de acometer un plan industrial y establecimos un sistema nuevo de diálogo con la dirección de la empresa que se fue consolidando al paso de los años. En 1984 empezamos a desarrollar el plan industrial que además de nuestro sindicato sólo lo firmó la UGT, si bien quiso condicionar nuestra representatividad. El plan, que también firmaron la administración y la empresa, marcó las líneas de trabajo a seguir. Sirvió para resolver la situación delicada que la empresa vivía en esos momentos y para que el Sindicato Independiente ganara una credibilidad dentro de la empresa y del Grupo, que mantenemos.
- ¿Cuáles fueron los beneficios más destacables?
- Que el Centro de Vigo pudiera fabricar coches en exclusiva mundial, dándonos mucha más producción, porque se generó una gran confianza en la plantilla, ya que se cumplían todos los compromisos que se adquirían.
- Fueron acuerdos impopulares en su momento.
- Era difícil de entender este tipo de acuerdos y por eso los demás sindicatos no quisieron participar. El tiempo demostró que fueron necesarios para establecer unas bases de liderazgo.
- ¿La relación del Sindicato Independiente con los otros sindicatos era muy convulsa?
- Al tiempo que pedimos colaboración ofrecimos participación, porque entendíamos que por encima de las diferencias que podíamos tener los distintos sindicatos estaban los intereses de los trabajadores y, por tanto, teníamos que ir todos juntos a buscar soluciones. La verdad es que nunca contamos con la colaboración de los otros sindicatos, siempre fuimos por libre y en la negociación de los convenios los firmaron simplemente cuando les interesó. Cuando ellos fueron mayoría, antes de 1980, los acuerdos se establecían a través de laudos, con pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.
- ¿Qué hicieron?
- Nuestro trabajo fue recuperar el tiempo perdido a través del diálogo y de la negociación-La gran satisfacción que he tenido dentro del comité de empresa es que el Sindicato Independiente mantuvo la misma línea de actuación desde el principio, adaptándonos a las circunstancias de cada momento, hasta el punto de que los demás sindicatos tuvieron que venir a la pauta que hemos marcado. La empresa está donde está gracias en parte a esa labor que hicimos y que todos los demás sindicatos vieron que era el camino para tener una gran empresa que diera empleo y trabajo en la comarca de Vigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook