10 de julio de 2008
10.07.2008

El Banco de España culpa de la inflación al beneficio empresarial y no a los salarios

10.07.2008 | 02:00

Fernández Ordóñez apuesta por eliminar las cláusulas de revisión salarial para evitar el desempleo

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, aseguró ayer que los principales responsables de los últimos repuntes de la inflación han sido los incrementos de los márgenes empresariales y no de los salarios, y pidió tanto a empresarios como a sindicatos que trabajen para garantizar la estabilidad de precios y frenar el desempleo.
No obstante, durante un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio Americana en España, Fernández Ordóñez apostó por eliminar las cláusulas de revisión salarial para que los empresarios puedan contribuir a evitar los posibles repuntes del desempleo.
En este sentido, consideró importante hacer que el "necesario ajuste económico" no se lleve a cabo "vía reducción de empleo" porque no es bueno ni por razones sociales ni para la propia salud de la economía.
El gobernador recordó que la caída del empleo es lo que más afecta a la caída de expectativas de los consumidores y apostó por evitar futuros repuntes del desempleo en otros sectores que no sean la construcción, ya que en esta rama de actividad el incremento de parados "será inevitable".
"Para esto será fundamental la negociación colectiva", señaló Fernández Ordóñez, tras apostar también por fomentar la creación de empresas para lucha contra el paro. "Es una buena forma de evitar que el paro aumente", señaló.
Por todo, consideró que las reformas en el mercado laboral son "importantísimas" y es un área en la que habrá que trabajar en el futuro, porque es uno de los principales desequilibrios de la economía española.
Preguntado por la actuación del Banco Central Europeo (BCE) y la subida de tipos hasta el 4,25%, Fernández Ordóñez recordó que la principal labor de la autoridad monetaria es anclar las expectativas de inflación, algo que consideró "trascendental" tanto en el largo como en el corto plazo.

Inflación
En este sentido, señaló que "la desazón de los precios" es uno de los grandes problemas de los consumidores, por lo que puso de manifiesto la necesidad de conseguir que el IPC baje en el futuro y de lanzar un mensaje claro acerca de que el BCE está dispuesto a hacer "todo lo necesario para conseguirlo". "Esto puede generar confianza y ayudar a la situación económica"; señaló.
Por otro lado, el gobernador del Banco de España no quiso aventurar cifras de crecimiento de la economía española, aunque reconoció que en el segundo trimestre tanto los datos de España como de Europa han evolucionado "a la baja".
No obstante, aseguró que los datos serán "peores" en el resto de Europa que en España y aventuró un posible "crecimiento negativo" en la economía alemana en el segundo trimestre del año.

Mercados financieros
Ordóñez añadió que la situación de los mercados financieros "dista mucho" de haberse normalizado, y añadió que esta dificultad se une "negativamente" a las perspectivas económicas mundiales, que se han deteriorado "de un modo generalizado".
Así lo puso de manifiesto en un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio Americana en España, donde aseguró que la fase de crecimiento bajista a nivel mundial podría prolongarse "más de lo inicialmente esperado" porque la coyuntura internacional sigue "muy complicada".
No obstante, consideró que desde el pasado mes de marzo, han remitido los riesgos de que se produzca una crisis financiera con una recesión global.
En cuanto a las condiciones financieras a nivel mundial, consideró "difícil" que puedan volver a ser "tan holgadas" como lo fueron en el último lustro, puesto que, a su parecer, no es previsible que se repitan la conjunción de circunstancias que las propiciaron.
Fernández Ordóñez señaló que la fase expansiva de los últimos años propició un proceso de intensa innovación financiera y, a su juicio, las características de algunos de estos nuevos activos, el cambio en el modelo bancario hacia el conocido como "originar y distribuir", las estructuras de incentivos y la "falta de diligencia" de muchos inversores estuvieron "sin duda" en el origen de las actuales turbulencias financieras.
No obstante, para el gobernador, las turbulencias también pueden ser interpretadas como el catalizador de un ajuste "necesario" tras la notable acumulación de "desequilibrios" que se fueron generando en la etapa expansiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook