09 de julio de 2008
09.07.2008

Industria anuncia un plan urgente para ahorrar el 10% del consumo de petróleo en dos años

09.07.2008 | 02:00
Miguel Sebastián, ministro de Industria.

Sebastián prevé reducir la importación de crudo en 44 millones de barriles por valor de 5.000 millones de euros al año

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, anunció ayer que el Gobierno va a aprobar "antes de vacaciones" un plan nacional de ahorro energético urgente, que permitirá reducir en un 10% la dependencia española del petróleo en dos años, lo que equivale a un ahorro de 5.000 millones de euros.
Sebastián explicó que estas medidas afectarán a los ámbitos comercial, residencial, transporte y energético, que en ellas colaborarán seis Ministerios y que el plan estará aprobado antes del verano.
El ministro calculó que el ahorro podría alcanzar los 5.000 millones de euros al año, tras explicar que España importa actualmente unos 435 millones de barriles de crudo anuales y que el plan evitará la compra de entre 43 ó 44 millones de barriles.
Fuentes de Industria señalaron que aún no está definida la forma legal en la que se articulará el plan y que en él se establecerá un plazo de dos años para cumplir los objetivos de ahorro previstos.
Sebastián explicó que el plan contendrá una "batería de medidas" que "reforzarán, complementarán y acelerarán" los resultados del Plan de Acción de la Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética para el periodo 2008-2012 y el plan de medidas urgentes del Plan de Estrategia Española ante el Cambio Climático y Energía Limpia.
Pese a contar con la participación de seis carteras, el ministro indicó que Industria será el departamento que impulse el nuevo plan, que servirá, entre otros aspectos, para dar una respuesta a la escalada de los precios del petróleo.
Para Sebastián, el objetivo de ahorrar el 10% de las importaciones de crudo es "razonable" y permitirá mejorar la eficiencia del país, a la que aludió como uno de los factores clave para elevar la competitividad.
Sobre la mejora de la competitividad, aludió a la necesidad de ofrecer una "adecuada estructura de precios" en el mercado energético y a la importancia de incentivar el ahorro del consumo por parte de las industrias españolas. Este tipo de consumidores, señaló, son responsables del 31% de la demanda final.

Burbuja especulativa
El ministro abogó además por una "reforma del mercado de futuros" en el que cotiza el petróleo para "pinchar" la burbuja especulativa. "Es de interés global" acabar con este fenómeno, aseguró Sebastián después de recordar los efectos adversos de la escalada de precios.
En 2005 se permitió la entrada de fondos de inversión en el mercado del petróleo, lo que fue un "error", ya que los intercambios de futuro "no están diseñados para especuladores", sostuvo el ministro.
Junto a esto, advirtió de que la actual burbuja, a diferencia de otras como la de las telecomunicaciones o la del mercado inmobiliario, no tiene "efectos positivos", sino que es "dañina para todo el mundo", incluidos los países productores y consumidores.
En suma, arremetió contra la "dinámica especulativa" del mercado del petróleo e insistió en que estos intercambios disponen de "mecanismos muy laxos" que conducen a una escalada que "no puede ser explicada por la relación entre oferta y demanda".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook