03 de julio de 2008
03.07.2008

El BCE sube los tipos hasta el 4,25%

Trichet advierte que hará lo necesario para lograr la estabilidad de precios "a medio plazo"

03.07.2008 | 15:50
magen del símbolo del euro en el Banco Central Europeo

Nuevo mazazo del BCE a las hipotecas. La máxima autoridad monetaria europea ha anunciado que sube los tipos de interés en un cuarto de punto hasta situarlos en el 4,25%. Desde hace un mes el BCE viene preparando a los inversiones para una nueva subida de tipos. De hecho en su ultima reunión del 5 de junio el presidente de la institución Jean-Claude Trichet ya había advertido que había posibilidades de los tipos de interés se elevaran "un poco" en la reunión de hoy. Los mercados descuentan en estos momentos que los tipos de interés de la eurozona acaben el año en el 4,5%. Trichet argumentó su decisión alegando que adoptará las decisiones necesarias para lograr la estabilidad de precios "a medio plazo".


Las amenazas se han cumplido. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy elevar los tipos de interés en un cuarto de punto porcentual hasta el 4,25% en respuesta a los elevados niveles de inflación registrados en la eurozona tras haber mantenido invariable la tasa en los últimos doce meses.


En concreto, el dato preliminar del Indice de Precios de Consumo (IPC) de la eurozona aumentó tres décimas en junio y se situó en el 4% interanual, un nuevo máximo histórico, muy por encima del objetivo de estabilidad del BCE que se sitúa en el 2%.


La subida de hoy era temida y esperada por todos los inversores. Tras la reunión de junio, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, sorprendió a los mercados al anunciar que "no excluiremos en nuestra próxima reunión subir las tasas de interés en una cantidad pequeña" y destacar su intención de anclar las expectativas de inflación, que han aumentado a corto plazo y con vistas a un año.


Entre diciembre de 2005 y junio de 2007, el BCE incrementó los tipos de interés en ocho ocasiones en un total de 2 puntos porcentuales, hasta el 4%. Desde junio del pasado año y hasta ahora, la entidad mantuvo el precio del dinero e interrumpió el ciclo alcista tras el estallido de las convulsiones en los mercados financieros en agosto de 2007.
Los mercados descuentan en estos momentos que los tipos de interés de la eurozona acabarán el año en el 4,5%, lo que situaría el euribor a doce meses, índice al que se referencian la mayor parte de las hipotecas españolas, en nuevos máximos, por encima del 5,36% en el que quedó la media mensual de junio, el nivel más alto de la historia del euro.


Este endurecimiento del crédito llega en un momento especialmente crítico para economías como la española, que creció un 0,3% en el primer trimestre del año, y para la europea en general, para la que se espera una pronunciada ralentización a partir del segundo semestre.


La institución europea también elevó en un cuarto de punto la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades, hasta situarla en el 5,25%, y otro cuarto de punto la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, hasta situarla en el 3,25%.

Inflación por encima de lo previsto

"La decisión ha sido tomada para prevenir efectos de segunda ronda generalizados y para hacer frente al incremento de los riesgos para la estabilidad de precios en el medio plazo". Esta fue la explicación de Trichet en la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE, en la que el Consejo de Gobierno de la entidad decidió elevar "por unanimidad" los tipos de interés.


Así, indicó que "se prevé que la tasa de inflación armonizada se mantenga muy por encima del nivel de estabilidad de precios por un periodo más prolongado de lo previsto". "Sólo se moderará gradualmente en 2009", añadió.

Por ello, el banquero manifestó lo "prioritario" de mantener la estabilidad de precios y lograr el anclaje de las expectativas de inflación para proteger a los ciudadanos más pobres y vulnerables de la eurozona, y defendió que "tras esta decisión, la política monetaria contribuirá a conseguir el objetivo de la institución". No obstante, señaló que el BCE "no tiene compromisos preestablecidos en política monetaria".


"La decisión de hoy muestra que nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad y muestra que nuestras palabras son reales", afirmó. Por ello, señaló que la institución "hará lo necesario para cumplir su mandato y ser creíble" al mismo tiempo que comunicará al mercado de la manera adecuada cualquier novedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook