24 de junio de 2008
24.06.2008

Solbes admite que la inflación no caerá del 4% a final de año

Este año se crecerá por debajo del 2% y los tipos de interés podrían subir levemente

24.06.2008 | 12:40

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, afirmó hoy que su "sensación" es que la economía española crecerá este año por debajo del 2% e incluso menos en 2009, por lo que es muy probable que el Gobierno revise el próximo mes de julio el cuadro macroeconómico, que sitúa el crecimiento del PIB en el 2,3% tanto para 2008 como para 2009. Pero eso no es todo. La inflación cerrará el año en el 4% por la subida a máximos del precio del petróleo y las hipotecas seguirán dando más de un susto a los españoles. Aun así el ministro ha instado a las familias a mantener sus hábitos de consumo e irse de vacaciones, aunque ajustando los gastos al mayor coste de los carburantes y la cesta de la compra. Solbes asegura que la desconfianza en el futuro es "excesiva" y hay luz al final de "un túnel que es relativamente corto".


"Estamos dándole vueltas en el Ministerio al cuadro macroeconómico que debemos finalmente presentar a fines de julio. Es un tema que no hemos decidido todavía totalmente, pero sin duda alguna los riesgos de nuestra economía ahora respecto a ese 2,3% son a la baja, es decir que van a ser cifras inferiores, de eso no hay ninguna duda. Yo creo que vamos a estar en el entorno del 2%, es mi sensación de crecimiento interanual, y cuando hablo del entorno del 2%, estoy pensando por debajo del 2%", explicó el vicepresidente.


En cualquier caso, el vicepresidente segundo del Gobierno afirmó que España está en muy buenas condiciones para afrontar esta coyuntura y sentar las bases de la recuperación económica que, según Solbes y con los datos disponibles, se iniciará en el segundo semestre de 2009, con un comportamiento de la economía "mucho más positivo".
Para 2009, ha advertido, las previsiones son incluso inferiores aunque mantiene que la recuperación empezará en la segunda mitad de ese año tras "absorber" el ajuste inmobiliario y el alza del crudo al tiempo que Estados Unidos vuelva a su crecimiento potencial.

Inflación en el 4%

En este contexto económico, Solbes ha reconocido que la inflación cerrará el año previsiblemente en el 4% y en el 3% en la eurozona por culpa del "brutal" encarecimiento del crudo, que ha repuntado más de un 60% en los últimos doce meses, ha recordado el vicepresidente. El ministro ha asegurado que la inflación bajará cuando lo haga el petróleo.


El ministro y ex comisario europeo de Economía ha augurado que el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá estables los tipos de interés o los subirá "ligeramente" en los próximos meses ante la persistencia de la inflación. Por ello Solbes considera que las hipotecas no van a bajar hasta que no aumente la liquidez.


En este sentido, ha insistido en la necesidad de evitar los efectos de segunda vuelta, es decir, trasladar la subida de los precios a los salarios y con ello fomentar una espiral inflacionista que puede conducir a una "estanflación", un crecimiento económico bajo unido a una elevada tasa de inflación.


En cualquier caso y pese a la subida registrada en los últimos meses de las hipotecas, Solbes ha instado a las familias "que siguen trabajando y no tienen problemas serios" a mantener sus hábitos, como las vacaciones, ya que, en su opinión, la desconfianza de los ciudadanos que está reduciendo el consumo es "excesiva" y, aunque hay que ajustarse el cinturón para hacer frente a la subida del petróleo y la cesta de la compra, "el túnel es relativamente corto y se ve la luz".

Crisis y austeridad

Solbes asegura que entiende que la opinión pública hable de "crisis" porque les sirve para entender mejor el contexto pero ha insistido en que "por crisis se entiende un proceso de recesión económica y no es así". "Entiendo que la gente esté desbordada", afirmó el ministro.


Respecto al plan de "austeridad" en el gasto público que va a aplicar el Gobierno, con congelaciones salariales a los altos cargos de la Administración Estatal, Solbes señaló que, más que impacto económico, se trata de una medida "psicológica", con la que el Ejecutivo quiere "cortar ciertas tendencias" y mandar el mensaje a todas las administraciones públicas y a la sociedad española de que la situación es "difícil".


"Y cuando la situación se complica hay que apretarse el cinturón y el primero que debe hacerlo es el Gobierno. Es una medida con más impacto psicológico que económico, porque la cantidad global respecto al presupuesto total del Estado no es impresionante". explicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine