19 de junio de 2008
19.06.2008
40 Años
Reestructuración

Imperial Tobacco cerrará la planta de Altadis en Alicante y despedirá a 830 empleados

19.06.2008 | 15:45

El grupo Imperial Tobacco ha anunciado hoy su plan de reestructuración e integración de Altadis que pasa en España por el cierre de la planta de Alicante, con 338 empleados, y el recorte de la plantilla en España en 830 de los 6.700 trabajadores que la conforman.

En un comunicado, fuentes del grupo han indicado que el proyecto de reestructuración, con un coste de 600 millones de euros, propone el cierre de seis de sus 58 fábricas (una en España, Reino Unido, Alemania y Eslovaquia y dos en Francia) y la reducción de la plantilla -ahora de 40.000 personas- en alrededor de 2.440 personas.

Gareth Davis, consejero delegado del grupo, asegura que "los proyectos son un paso necesario en el proceso de integración de Imperial Tobacco y Altadis" y generarán unas eficiencias operativas anuales de unos 300 millones de euros al final del año fiscal que termina el 30 de septiembre de 2010, aumentando a 400 millones a 30 de septiembre de 2012.

Los ajustes globales afectan a las áreas de márketing y ventas, producción y a las funciones de apoyo central en varios mercados, incluidas recursos humanos, finanzas y asuntos corporativos, mientras que no tiene ningún impacto en el negocio de logística.

En España, las fábricas de cigarrillos de Logroño y de cigarros de Cantabria se reforzarán y aumentarán de plantilla y producción.

Imperial Tobacco recortará en 140 personas la plantilla española dedicada a funciones corporativas, centrales y administrativas, de los que en torno al 70 por ciento se podrá acoger a la baja por edad y el resto recibirá la baja indemnizada y el apoyo de la empresa a través de un Plan de Recolocación Externa.

Optimizar la red comercial y eliminar redundancias en las áreas de márketing y ventas afectará a otros 170 empleados que también podrán optar a una baja por edad o la baja indemnizada y el apoyo para su recolocación.

La planta de Logroño absorberá la producción de tabaco negro de Alicante, un segmento que bajó en los últimos diez años un 63 por ciento en España y un 70 por ciento en Francia.

La fábrica riojana se convertirá por tanto en la única del grupo dedicada a la producción de cigarrillos en España, con una plantilla de 663 trabajadores (89 más) y una producción de 33.000 millones de unidades.

Otros 258 trabajadores de las plantas de preparación de tabaco en rama de Cádiz y Palazuelo (Cáceres) se verán afectados con el fin de mejorar las eficiencias y ajustar las necesidades de producción.

La planta de Entrambasaguas (Cantabria) concentrará la producción europea de cigarros del grupo -aumentará de 380 a 816 millones de cigarros- al cesar la actividad de las plantas de Bristol (Inglaterra) y Estrasburgo (Francia), con lo que la plantilla pasará de 250 a 278 personas.

"La reorganización prevista fortalece a España como un país clave dentro del Grupo Imperial Tobacco", han asegurado desde Imperial Tobacco antes de resaltar que "Altadis siempre ha utilizado la vía del diálogo con los representantes de los trabajadores" en sus distintos procesos de reestructuración.

Imperial Tobacco Group, que completó la adquisición de Altadis el 25 de enero de 2008, cerrará su fábrica de Bristol (Reino Unido) y reorganizará la de Nottingham, lo que supondrá un recorte en 260 trabajadores de la plantilla, compuesta ahora por 1.700 empleados.

En Francia, el cierre de la fábrica de Estrasburgo y la de picaduras de Metz, así como el traslado de la actividad del centro de proceso primario de Dunkerque a Le Havre se traducirá, junto a la reestructuración de las secciones de ventas y corporativas, en la pérdida de 690 puestos de trabajo de los 4.700 existentes.

En Alemania, la plantilla, compuesta por 2.000 personas, descenderá en 250 tras el cierre de la planta de Berlín -su producción se dirigirá a Polonia y a Langenhagen-, mientras que Hamburgo se convertirá en la sede central de las funciones del área de Producción.

La clausura de la fábrica de cigarros y picaduras de Eslovaquia y la integración de las áreas de ventas y márketing en Bélgica, Italia y Ucrania provocarán otros 140 despidos.

En Polonia, Imperial Tobacco prevé aumentar en 200 la actual plantilla, de 1.600 trabajadores, mientras que en Rusia, donde cuenta con 2.100 empleados, la pérdida de puestos de trabajo alcanzará la centena.

El grupo espera generar unas sinergias anuales de ingresos de aproximadamente 60 millones para el cierre del año fiscal que termina el 30 de septiembre de 2011 por las oportunidades de mejora de operaciones y de la cartera de marca y productos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine