09 de junio de 2008
09.06.2008
debate sobre las 65 horas semanales

El PSOE intentará frenar en la Eurocámara la directiva para ampliar la jornada laboral

Blanco dice que la desaceleración no es "coartada para el retroceso social" y coincide con Zapatero en pedir "prudencia" a Trichet

09.06.2008 | 16:39

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, aseguró hoy que los socialistas intentarán "frenar" en el Parlamento Europeo la futura directiva europea sobre tiempo de trabajo, que calificó de "intento de regresión social" por parte de la "mayoría conservadora" de los Gobiernos europeos.

Blanco hizo este anuncio en rueda de prensa tras una reunión de l Comisión Ejecutiva Federal del PSOE que, según dijo, se concentró en analizar las medidas tomadas por el Gobierno para "hacer frente a las dificultades económicas" y "sentar las bases para lograr una recuperación tan pronto como las circunstancias lo permitan".

El dirigente socialista recurrió a la directiva europea, que se está debatiendo hoy en Luxemburgo, para insistir en el compromiso del PSOE de que mantendrá todos sus "compromisos sociales".

"Los problemas económicos no pueden ser, como han sido en otros periodos, una coartada para el retroceso social", afirmó, en velada alusión a los anteriores gobiernos del PP. En este sentido, emplazó además a los 'populares' a hacer "un alto en sus querellas internas" y pronunciarse, en España y en la Eurocámara, "sobre esta cuestión vital para los derechos de los trabajadores", para que "este recorte social no se consolide".

La directiva europea, que previsiblemente será acordada hoy por el Consejo de Ministros de Empleo de la UE con el voto en contra de España, permitirá que, en virtud de acuerdos individuales, empresario y trabajador puedan alargar la jornada laboral hasta 65 horas semanales. Actualmente la directiva europea prevé una jornada laboral de un máximo de 48 horas, frente a las 40 de España.

Blanco criticó que la directiva supondrá, en la práctica, "abrir la puerta a una ampliación generalizada de la jornada de trabajo" y abandonar una "de las conquistas sociales más importantes" y, además, llevará las relaciones laborales al acuerdo individual entre empresario y trabajador cuando, a su juicio, lo relativo al tiempo de trabajo recae en el ámbito de la negociación colectiva.

Además, calificó la norma de "contraria a la seguridad y a la salud en el trabajo" y perjudicial para la conciliación entre trabajo y vida familiar y consideró que abre la puerta a la competencia desleal entre empresas de distintos países, que dejaría en desventaja a las españolas.

Si finalmente es aprobada por los Veintisiete, la directiva deberá pasar aún el filtro del Parlamento Europeo, que puede modificarla. Así, Blanco aseguró que los socialistas trabajarán "intensamente" para mantener las conquistas sociales en la Eurocámara y a través del Partido de los Socialistas Europeos (PSE).

Dentro del (PSE) se encuentra precisamente el Partido Laborista británico cuyo Gobierno, liderado hoy por Gordon Brown, es el principal impulsor de permitir los acuerdos individuales para prolongar la jornada laboral hasta 65 horas.

Lo más importante es la economía

El 'número dos' del PSOE admitió hoy que "lo más importante Lo más importante que tiene que hacer el Gobierno en esta Legislatura es hacer frente a una situación económica que es un poco más difícil que en el período anterior" y que por ello ya ha puesto en marcha "un primer plan de medidas para favorecer la recuperación económica". "Y habrá más", añadió.

Además insistió en que para el Gobierno y el PSOE el "instrumento imprescindible" para aprobar nuevas medidas es "el diálogo social" con empresarios y sindicatos.

El dirigente socialista afirmó compartir las palabras del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, que este fin de semana pidió "prudencia" en sus declaraciones al presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, porque sus palabras sobre una posible subida de tipos de interés en julio tuvieron como "consecuencia inmediata" la subida del Euribor, el tipo al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas.

Zapatero, dijo Blanco, hizo lo mismo que en el pasado hizo también el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y lo hizo "en interés de las familias" que tienen hipotecas.

Blanco aseguró que "no se trata de ignorar los problemas" sino de "reconocerlos, analizarlos con rigor y salir a su paso" y argumentó que tan irresponsable es "dar la espalda a los problemas económicos" como "agigantarlos artificialmente y atemorizar a la sociedad".

Así, insistió en que el PSOE mantendrá todos sus compromisos sociales --subida de las pensiones y el salario mínimo, vivienda protegida, becas-- y en el argumento de que en esta ocasión la economía española está más fuerte que en otros "momentos adversos" para hacer frente al "momento difícil" que vive la economía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine