24 de abril de 2008
24.04.2008

La crisis del sector inmobiliario reduce a la mitad el superávit del Estado

24.04.2008 | 10:14

También influyeron el alza del precio del crudo y el descenso del 5,7% en la recaudación del IVA

El Estado registró hasta marzo un superávit de 3.276 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional (el 0,29% del PIB) frente al excedente de 6.747 millones obtenido en el mismo periodo del año anterior, lo que representa un descenso del 51,4%, según informó ayer el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.

Según Economía, la caída de a la mitad del superávit registrado en los tres primeros meses del año se debe al impacto en la economía de la ralentización del sector inmobiliario y el alto precio del crudo, así como al descenso del 5,7% en la recaudación por IVA, que acusa ya la desaceleración del consumo privado.

No obstante, según el secretario de Estado, los tres primeros meses del año no son un periodo de tiempo suficiente para saber si esta tendencia se mantendrá a lo largo del ejercicio.

Los 3.276 millones de euros de superávit son consecuencia de unos pagos que se situaron en 35.022 millones de euros, con un aumento del 12,8%, mientras que los ingresos ascendieron a 38.298 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,3%.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un superávit de 1.272 millones de euros, frente a los 2.316 millones del mismo periodo del año anterior.

Ocaña consideró que la evolución de la recaudación durante el primer trimestre se acerca bastante a las previsiones presupuestarias que maneja el Gobierno, e insistió en que la reducción a la mitad de la recaudación en el primer trimestre no "tiene nada que ver" con el resultado que se obtendrá al cierre del año.

En el primer trimestre, la recaudación neta de ingresos no financieros ascendió a 51.693 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,4% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los impuestos indirectos se elevaron un 11,5% entre enero y marzo de 2007, hasta los 23.437 millones. En concreto, la recaudación por IRPF se incrementó en un 11,1% gracias a los ingresos obtenidos por las retenciones del trabajo y del capital, lo que, según Ocaña, pone de manifiesto "la buena salud" de los contribuyentes.

Por su parte, la recaudación derivada del Impuesto de Sociedades creció un 20,1% debido al incremento de las retenciones de capital, aunque Ocaña, tras valorar positivamente la cifra, insistió en que no se pueden sacar muchas conclusiones sobre el comportamiento de este tributo durante el primer trimestre del año porque los pagos "aún están por venir".

En este sentido, explicó que la decisión del Gobierno de aplazar los pagos fraccionados de las empresas para facilitar su adaptación al nuevo Plan General Contable ha causado el retraso en los pagos, pero aseguró que se trata de un "hecho excepcional" para resolver un "problema puntual".

Entre enero y marzo, los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 24.962 millones de euros, un 3,6% menos que en 2007 debido, sobre todo, a la nueva caída de la recaudación por IVA, que descendió un 5,7% en este periodo, hasta los 19.335 millones.

Ocaña consideró que el descenso de la recaudación de este impuesto se debe a la disminución de los ingresos brutos ligados fundamentalmente al sector de la construcción, sobre todo por parte de las pequeñas y medianas empresas, cuyos ingresos por IVA descendieron un 16,6% en el primer trimestre.

Por su parte, los impuestos especiales se elevaron hasta los 4.805 millones de euros (+4,3%), ya que la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco aumentó un 14,2%, mientras que los ingresos por el Impuesto de Hidrocarburos cayeron un 1,3% como consecuencia del progresivo encarecimiento del crudo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine