Los sectores productivos españoles preferidos por los inversores extranjeros fueron el inmobiliario (23,7% del total), transportes y comunicaciones (23,1%), comercio (10%) y hostelería (7,4%). Y los más atractivos para los españoles en el exterior fueron transporte y comunicaciones (54%), intermediación financiera, banca y seguros (16,8%), actividades inmobiliarias (6,2%) y construcción (4,5%).