Clara U. Molina / BERLÍN

El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche anunció ayer que ha ejecutado su opción para elevar en un 3,6% su participación en el grupo Volkswagen, hasta situarla en el 30,9%, lo que le obliga a lanzar una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) por el 100% del consorcio de Wolfsburg.

Esta operación sucede al anuncio realizado el pasado sábado por la firma de Stuttgart, cuyo consejo de supervisión, reunido con carácter extraordinario, autorizó al comité de dirección de la marca a realizar este incremento de participación en Volkswagen.

Al superar la barrera del 30%, Porsche se ve obligada por la ley alemana a lanzar una OPA sobre el 100% del capital de Volkswagen, si bien no tiene intención de que esta OPA salga adelante, por lo que el precio ofrecido se situará en torno a 100,92 euros, un 17% inferior al cierre de la cotización del consorcio germano del pasado viernes. Además, la oferta no estará supeditada a la adquisición de un porcentaje mínimo de acciones.

Porsche era ya primer accionista del consorcio de Wolfsburg, por delante del Estado de Baja Sajonia, que controla alrededor de un 20,3% de Volkswagen. El primer fabricante europeo de automóviles integra las marcas Volkswagen, Audi, Seat, Skoda, Lamborghini, Bentley y Bugatti, así como Volkswagen Vehículos Comerciales.

En los estatutos de este consorcio existe una cláusula, conocida como "ley Volkswagen", que impide a cualquier accionista superar el 20% de los derechos de voto independientemente de cual sea su participación. La Comisión Europea ha iniciado un procedimiento contra esta cláusula y Porsche confía en que sea revocada, por lo en el trasfondo de la operación subyace la intención de proteger a Volkswagen ante eventuales OPA's hostiles.