La Agencia Tributaria está intensificando un año más la lucha contra el fraude fiscal derivado de los alquileres no declarados y ha iniciado una campaña informativa recordando a los contribuyentes, mediante una carta, la obligatoriedad de consignar en la declaración de la renta de 2006 el número de referencia catastral del inmueble en el que viven, ya sea en propiedad o en alquiler.

Las misivas de Hacienda, que comenzaron a enviarse hace varios días y que ya se remitieron también el pasado año, recuerdan al contribuyente que, tanto si es propietario de un inmueble como si lo utiliza como inquilino o hace cualquier otro uso del mismo, deberá consignar el número de referencia catastral de dicho inmueble en su próxima declaración de la renta, campaña que comienza el próximo 2 de mayo.

La obligatoriedad de incluir el número de referencia catastral de los inmuebles comenzó en la campaña de la renta de 2005, con el fin de detectar aquellos inmuebles alquilados ocultos al fisco y para permitir el cruce de datos entre el arrendador y el arrendatario.

Gracias a esta medida, ese año afloraron más de 100.000 alquileres no declarados, un 8,6% más que un año antes, al tiempo que los rendimientos declarados por capital inmobiliario crecieron un 9,2%, hasta los 10.190 millones de euros.