La conselleira de Política de Territorial, María José Caride, anunció ayer que la Xunta instará a la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao a iniciar el rescate de los terrenos "infrautilizados" de la antigua Astano para "la utilización productiva" de la superficie que ocupa actualmente el astillero de Navantia Fene. Caride indicó que los terrenos actualmente ociosos de Navantia en Fene representan aproximadamente cerca de 200.000 metros cuadrados de los 800.000 metros cuadrados que ocupa actualmente la factoría naval al sur de la ría de Ferrol.

La conselleira no concretó el uso futuro de esos terrenos pero manifestó su intención de estudiar las alternativas para intentar que se atribuyan a empresas que generen un mayor "valor añadido" para la economía de la comarca ferrolana, aporten estabilidad y contribuyan a crear puestos de trabajo, lo que supondría una garantía de futuro.

El rescate de la concesión que la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao otorgada a la Sepi, la empresa que gestiona el grupo público de astilleros españoles, podría hacerse, según la conselleira, mediante una operación parcial o bien modificando las condiciones de esa concesión.

Caride recordó así el compromiso del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, para intentar recuperar esos terrenos para la construcción naval civil en su presencia hace dos semanas para la presentación del proyecto integral para dinamizar la economía de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal elaborado por el Igape.

Durante ese acto, Touriño indicó la existencia de un "compromiso cerrado" con el presidente de la Sepi, Enrique Martínez Robles, para reutilizar parte de los terrenos ociosos de la factoría naval de Fene con fines industriales, y apuntó al sector eólico o maremotriz como posibles alternativas para una parte de las instalaciones de los antiguos astilleros Astano.

Por otra parte, Caride se refirió al conflicto abierto entre la Consellería de Política Territorial y Ayuntamiento de Ferrol por las obras de construcción de un edificio en la Plaza de España, puerta de entrada a la ciudad naval.

La conselleira recordó que la edificación de un inmueble de cinco plantas en la Plaza de España se inició antes de que se aprobase la preceptiva modificación de los usos de un espacio calificado como viario en el Plan General de Ordenación Municipal, y sobre el que la Dirección general de Urbanismo de la Xunta no se ha pronunciado aún. Política Territorial remitió al municipio ferrolano un escrito requiriendo al gobierno local de la ciudad, formado por la coalición PP-Independientes por Ferrol, la paralización de las obras de urbanización de la plaza y la revisión de los expedientes y acuerdos plenarios que autorizaron esas actuaciones.