Comprarse una cámara de fotos digital o una impresora multi-función podría costar hasta un 30% a partir del próximo mes de abril. El precio final dependerá de lo que decidan dos ministerios: el de Industria, Turismo y Comercio, y el de Cultura. Antes de que finalice marzo -aunque podría haber una moratoria, según manifestó esta semana Carmen Calvo-, ambos tendrán que fijar la cantidad con la que el nuevo "canon digital" gravará los productos informáticos domésticos. En Galicia, según un estudio llevado a cabo por la Asociación Gallega de Empresas de Tecnologías de la Información y Comunicación (Agestic), los consumidores harán frente a un gasto extra anual de 125 millones de euros.

"Ya hemos enviado varios escritos al Ministerio de Industria, y a la Xunta, para que reconduzcan este tema, que es injusto y que al final lo pagarán los consumidores", explica José María López Bourio, presidente de Agestic. Pero el llamado "canon digital", o "ultracanon", como se le conoce en algunos foros de Internet, repercutirá también en la actividad de las pequeñas empresas del sector de las telecomunicaciones, algunas de las cuales podrían llegar a cerrar. La explicación hay que buscarla en la proximidad del mercado luso, donde no existe esa tasa, y que podría acaparar buena parte de las compras de los consumidores gallegos que buscan mejores precios.

Y es que las subidas son importantes en algunos productos. El sector estima que los ordenadores, por ejemplo, se encarecerán en torno al 25%. Las memorias USB de un giga de capacidad, un 10%, y los grabadores de disco duro, hasta un 80% según algunos fabricantes. El canon, que ya se aplica en los soportes de CD [representa el 40% de su precio] y DVD [el 60%], también afecta a otros productos de uso común como equipos de música, cámaras digitales, móviles o impresoras.

Modernización

La patronal del sector apunta que las repercusiones del canon irán más allá de un incremento de los gastos, y alerta de que supondrá un freno para la introducción de la sociedad de la información en el interior. "Se ralentizará la modernización, la adopción de nuevas tecnologías, aspecto clave para el desarrollo de cualquier empresa", apunta Bourio.

Las sociedades de derechos de autor pretenden recaudar en España con el "canon digital" 2.000 millones de euros, pero las patronales de empresas de electrónica y tecnología cifran en poco más de 11 millones las pérdidas que las editoras pueden registrar en el sector audiovisual.