El impuesto de sucesiones y donaciones seguirá existiendo en Galicia, pero un 90% de los ciudadanos gallegos no tendrán que hacer frente a este tributo. El conselleiro de Economía, José Ramón Fernández Antonio, explicó ayer que el Gobierno gallego está trabajando en la nueva normativa que estará en vigor a partir de enero de 2008.

El conselleiro negó que el impuesto vaya a ser eliminado como solicitó el presidente del Partido Popular de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que reclamaba una exención progresiva de este impuesto entre padres e hijos y cónyuges y también en la sucesión de empresas individuales y familiares "para evitar deslocalizaciones".

Fernández Antonio aseguró que este impuesto "no se puede suprimir porque es uno de los tributos históricos recogidos en el derecho romano y que está en vigor en todos los países de Europa, a excepción de Italia".

Explicó que la Xunta pretende que "con esta reforma no tribute el 99% de las pymes".

También aseguró que la Xunta había emprendido una reforma de la políticas fiscales que recortan en un 6% el pago al Impuesto de la Renta de la Personas Físicas (IRPF), que en el caso de las rentas más bajas alcanza el 70%. "El ahorro fiscal medio se sitúa en el 23%", señaló.

Diálogo

El conselleiro de Economía participó ayer en un encuentro con empresarios vigueses dentro del foro "Diálogos de futuro", que dirige el presidente del Club Financiero Juan Ramón Güell.

Fernández Antonio realizó un recorrido por la actual situación económica de Galicia y anunció "buenas perspectivas para 2007 en la que crecerá un 3,7%, muy por encima del conjunto de la UE que será del 2,7%"

Señaló que en el último ejercicio "el crecimiento fue del 4,1% muy equilibrado entre todas las ramas de la industria, además de un incremento de las exportaciones del 18,5%, cifra que dobla la media española".

El conselleiro afirmó que la convergencia con Europa se está consiguiendo a buen ritmo y de manera continuada, ya que se pasó de una renta media del 75% del PIB a superar el 83%.

En relación al empleo, explicó a los empresarios que el pasado año se crearon 34.100 nuevos empleos, lo que significó una reducción del desempleo en 20.000 personas, "la tasa más baja de paro de los últimos 25 años, que se sitúa ahora en el 8%".

Fernández Antonio resaltó que estos buenos datos macroeconómicos se deben "al clima de confianza y estabilidad que tienen los empresarios sobre la política económica institucional".

Defendió el canon sobre las empresas hidroeléctricas al afirman que la Xunta lo que pretende "es gravar las efectos externos negativos de los embalses, pero sin que tenga repercusión en la tarifa eléctrica normal".

El conselleiro hizo hincapié en la apuesta del Gobierno gallego en fomentar la investigación y el desarrollo y la sociedad de la información. "Esto permitirá crear más empleo y riqueza", aseguró.

En cuanto a las energías renovables afirmó que dos organismos de su departamento, el Igape y Xesgalicia, destinaron a este apartado más de 1.650 millones de euros.