El presidente del Grupo PSA Peugeot Citroën, Christian Streiif, anunció ayer la reducción de plantilla debido a la complicada situación por la que atraviesa el grupo. Manifestó que las medidas se harán desde el consenso y el diálogo con los sindicatos y que se trata de no cubrir las bajas por prejubilación y que se suspenderán las contrataciones temporales. También anunció que acometerá una reducción del 30% en los gastos de estructura del Grupo, según fuentes sindicales.

Streiff intervino ayer en París en la reunión del comité intercentros europeo de PSA durante 1,45 horas explicando los planes de futuro que tiene para el Grupo, al que se incorporó recientemente. Del tiempo de su intervencion, tres cuartos de hora los dedicó a responder a preguntas de los sindicalistas presentes, entre los que se encontraban los dos representantes de la planta de Vigo, Juan Cantos (SIT) y Rubén Pérez (UGT).

En relación con la reducción de plantilla, Streiff la considera necesaria de acuerdo con el recorte de costes que va a acometer. Dijo que lo que no va a hacer es contratar ahora para tener que despedir más tarde. Que es mejor contener ahora la situación, que considera que es pasajera, mientras la multinacional no salga del bache.

Se le preguntó si los recortes iban a afectar al cierre de alguna factoría, y respondió que esa posibilidad no está en la mente de nadie.

Christian Streiff habló de la situación global del Grupo y no se refirió a ninguna planta en concreto. "Pero mi sensación es que los recortes van a afectar muy directamente en Francia", dijo a FARO Rubén Pérez.

Los sindicalistas trasladaron al nuevo responsable del Grupo la preocupación de los trabajadores por las noticias que se han venido publicando, y contestó que lo entendía, pero matizó que su política será de total transparencia. "Vino a decir algo así como que los silencios no son buenos para esta operación, la información hay que trasladarla y discutirla", comentó el portavoz de UGT.

Cuando Streiff se refirió a la necesidad de acometer la reducción de costes, hizo alusión a que en los gastos del año pasado figura una partida de 280 millones de euros, que no corresponden, precisamente, a la fabricación de coches. Y como ejemplo citó viajes de personal a China para desarrollar proyectos con un coste económico muy elevado, que es necesario reducir.

De ahí que hiciera hincapié en la necesidad de lleva a cabo una reducción del 30% en los costes de estructuras en los próximos tres años, ya que considera que hay un gran margen de maniobra para rebajar la cuantía actual.