El portavoz de UGT en Citroën y representante de la planta en el comité europeo, Ruén Pérez, dijo a FARO que, tras la reunión de ayer en París, "si no contento, por lo menos no vuelvo descontento", una vez escuchada la intervención de Christian Streiff.

"Cuando Streiff habla de que no se van a seguir realizando contrataciones temporales, en Vigo vemos que no es así. Aquí se sigue contratando y ahora hay más plantilla que en diciembre", apunta.

Cree que los recortes van a afectar sobre todo a Francia, donde hay centros trabajando a un turno y otros a un 60% de ocupación, aunque es consciente que las medidas generales que se vayan a adoptar también van a afectar a la planta viguesa, aunque menos que en otros lugares.

Rubén Pérez asegura que en Balaídos la situación es distinta. "El problema no está en Vigo, donde se rebasa el 100% de nivel de actividad, con una producción diaria de más de 2.300 coches, con tres turnos diarios de trabajo y de fin de semana y donde las dos versiones del nuevo modelo C4 Picasso ya tienen en el mercado una larga lista de espera para su entrega", añade.

El sindicalista vigués vió a Streiff como "una persona segura, convencido de lo que dice".