Catorce proveedores del grupo francés PSA Peugeot-Citroën han firmado un acuerdo por el que se comprometen a cumplir las exigencias del fabricante automovilístico en materia social y medioambiental, informó ayer la compañía.

Estos catorce proveedores ingresaron el pasado año 7.500 millones de euros por las ventas que realizaron al grupo PSA, con lo que concentran el 25% de las compras totales efectuadas por la empresa que preside Christian Streiff.

PSA prevé extender este compromiso a lo largo del presente ejercicio a toda su red actual de proveedores, formada por cerca de 9.000 compañías, y a los que puedan incorporarse en el futuro a su base de suministradores.

Entre los trece compromisos que PSA exige a sus proveedores, figura la promoción de un sistema de gestión de la calidad medioambiental, la promoción del respeto a los Derechos Humanos, la supresión de toda forma de trabajo forzado, el respeto a la salud y a la seguridad en el trabajo o la eliminación de la discriminación en materia de empleo.