J. Pérez / A Coruña

En las cuatro provincias gallegas, sin excepción alguna, la construcción ha vivido en 2006 uno de sus mejores ejercicios. Fruto del boom inmobiliario, en toda la comunidad se visaron el pasado año más de 47.000 viviendas, con incrementos del 21% en el caso de A Coruña y del 17% en Pontevedra; y disparadas subidas en Ourense (71%) y, sobre todo, en Lugo, con un 137% más de viviendas proyectadas que la media de los últimos cinco años. Pero los datos pueden engañar. El ladrillo da los primeros síntomas de agotamiento y todos esos porcentajes de aumento provinciales serían negativos si sólo se tuvieran en cuenta a las ciudades, donde el sector empieza a frenarse. ¿Por qué no lo hace del todo? "Por el tirón de la costa", asegura Alberto Unsaín, presidente del Colegio de Arquitectos de A Coruña.

Galicia se consolida como un mercado de segunda residencia. Por eso la diferencia en la evolución de la construcción la marcan los territorios costeros. Detrás del 137% registrado por Lugo el último ejercicio frente a la media habitual entre 1998 y 2005 -dicen los arquitectos que las comparaciones año a año no son fiables- están casos "llamativos", según Alberto Unsaín, como que en el concello de Barreiros "se hayan construido tantas viviendas como en la ciudad de A Coruña".

La Mariña lucense se ha convertido en uno de los motores del sector en Galicia, junto al litoral coruñes y el de Pontevedra, que permitirán que la construcción no se desinfle, de momento, en la comunidad. "Todos los indicadores dicen que la construcción está bajando, excepto en los territorios costeros", añade.

Ejemplos

Más ejemplos con el caso concreto de A Coruña. El 21% de incremento en el número de viviendas visadas en la provincia empaña la caída media del 15% que se está registrando sumada la capital con su área metropolitana. Un panorama "desolador", en palabras de Unsaín. Concretamente, en A Coruña ciudad, el sector ha descendido un 10%, y en los nueve concellos de alrededores -Abegondo, Arteixo, Bergondo, Betanzos, Cambre, Carral, Culleredo, Oleiros y Sada-, un 18%. Y de los diez ayuntamientos, sólo dos, Carral y Sada, se mantienen en número positivos con respecto a la evolución anual desde 2008 con un aumento, respectivamente, del 140% y del 1%.

El número de viviendas visadas en A Coruña ascendió al cierre del pasado año a 19.590; Pontevedra fue la segunda provincia con más proyectos que pasaron por las manos de los arquitectos, con 13.121; otros 10.541 en Lugo; y 4.186 en Pontevedra. En total, 47.438 nuevas casas, que marca un techo histórico en la evolución de la construcción en Galicia, pese al apalancamiento en las grandes áreas urbanas.