El incremento del precio del crudo registrado en los últimos meses de este año ha provocado una "desaceleración" en el consumo de carburantes, indicaron ayer fuentes de Hacienda. Según los últimos datos de ejecución presupuestaria, Hacienda recaudó por el impuesto de hidrocarburos hasta junio 4.970 millones de euros, el 1,1% más que en el mismo periodo del año anterior, cifra inferior a la prevista para este ejercicio.

Fuentes de Hacienda explicaron que esto supone una

"desaceleración del consumo gasolina", puesto que el impuesto de los hidrocarburos es fijo y "tendría que haber crecido entre el 3 y el 4%".

Del total recaudado en el primer semestre el Estado ingresó por este tributo 2.853 millones de euros, frente a los 2.868 del mismo periodo de 2004, lo que supone un descenso del 0,5%.

Por su parte, las comunidades autónomas recaudaron 2.117 millones de euros, frente a los 2.049 millones del mismo periodo del 2004.

Precio del barril

El precio del barril de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) registró un valor medio en las tres primeras semanas de agosto de 56,68 dólares, un 8,9% más que la media de junio, de 52,04 dólares, según los cálculos publicados por el cártel.

El último dato de cotización diaria del barril OPEP corresponde al viernes, cuando alcanzó los 57,53 dólares. Mientras, el barril de "sweet light" se sitúa en el mercado de Nueva York por encima de los 65 dólares, en 65,53 dólares, mientras que el Brent de Mar del Norte se cambiaba a 64,35 dólares en el International Petroleum Exchange de Londres. Los analistas advierten de un posible nuevo encarecimiento del crudo en Nueva York debido a cortes de suministro en Irak.

Los datos de la OPEP difundidos ayer muestran un encarecimiento progresivo del crudo en los últimos meses. Así, si en la primera semana de julio el precio medio de su cesta de once crudos, se situó en 53,90 dólares, el promedio de la tercera semana de agosto fue de 58,26 dólares.