La situación se ha vuelto insostenible para los armadores gallegos, que ven que su actividad es cada vez menos rentable por el alza de los combustibles. De hecho, el precio medio del gasóleo para la flota se encareció en el último año en un 52,6%, al pasar de 0,264 a 0,403 euros el litro. Reinaldo Iglesias, gerente adjunto de la cooperativa de armadores de Vigo (Arvi), aseguró ayer que reprogramar los fondos IFOP para garantizar la paralización de la flota no es una solución a medio plazo, y alertó del malestar en el sector, "que no sólo afecta a los barcos de Vigo, sino de toda España".

Nuevos máximos

El sector pesquero no confía en que el precio del crudo vaya a bajar en los próximos meses, sobre todo tras conocer que ayer se batía en el mercado de Nueva York por segunda vez en lo que va de semana su máximo en 22 años, en un momento marcado por el temor de los inversores.