El control de algas es una batalla constante dentro de las labores de mantenimiento de las bateas. La flora marina crece en cualquier ambiente húmedo y al descomponerse puede llegar a ser tóxica para los animales. Además, el verdín que crece en las vigas es resbaladizo y constituye in riesgo de lesiones o caídas para el bateeiro.

Las labores de mantenimiento de la batea son fundamentales y deben cumplir normativas medioambientales que protegen los medios marinos. En este sentido, una empresa gallega ha logrado fabricar una emulsión de partículas de betún en agua obteniendo un producto ecológico destinado al mantenimiento y protección de las vigas de la batea, además de ser el único que cumple la norma UNE 104-231-99.

Las pinturas impermeabilizantes convencionales están hechas con productos sintéticos derivados de la industria petroquímica. Contienen metales pesados (plomo, cadmio, mercurio) y compuestos orgánicos volátiles (COV) como xileno, tolueno, epóxidos, acetonas fenoles y el formheldehído, gases que son emitidos por las pinturas y barnices mientras se aplican, cuando se secan e incluso semanas y meses después. Por el contrario, las pinturas y barnices ecológicos recurren a una química blanda, biodegradable y respetuosa con el entorno, pues no producen residuos nocivos para el medio ambiente, ni en el proceso de fabricación ni durante la aplicación y el uso.

La elaboración de los productos es totalmente respetuosa con el medio ambiente, tanto en la producción como en el reciclaje de materias primas y embalajes. Las pinturas naturales no contienen sustancias nocivas y en ningún caso desprenden gases tóxicos. Están avaladas con la etiqueta ecológica europea, que garantiza la ausencia de sustancias tóxicas.