Voladuras en la AG-59, con la previsión de acabar la prolongación a finales de 2025

Las obras hasta Pontevea están al 12,3% de su ejecución | La Xunta trabaja en la fase hasta O Rollo, que costará 30,6 millones

Los conselleiros Allegue y López visitaron las obras con los alcaldes de A Estrada y Teo.

Los conselleiros Allegue y López visitaron las obras con los alcaldes de A Estrada y Teo.

Ana Cela

Ana Cela

Los trabajos para prolongar, desde A Ramallosa, la autovía Santiago-A Estrada, la AG-59, se encuentran en el 12,3% de su grado de ejecución, con la previsión de que las obras para llevar el vial de altas prestaciones hasta la vecina localidad de Pontevea queden listas a finales de 2025. Así se desprende de las estimaciones que baraja la Consellería de Vivenda e Planificación de Infraestruturas. Su titular, María Martínez Allegue, presenció en la mañana de ayer las voladuras realizadas en el Desmonte 6. Lo hizo acompañada por el conselleiro de Cultura, Lingua e Xuventude, el estradense José López Campos, el alcalde de A Estrada, Gonzalo Louzao, y la regidora de Teo, Lucía Calvo.

Dentro de las excavaciones necesarias para ejecutar este nuevo tramo de la autovía AG-59 se precisó realizar voladuras en la citada sección de desmonte, dado que es una zona donde los materiales que han de excavarse son de tipo rocoso, con una dureza que impedía efectuar las labores con los medios mecánicos convencionales. De este modo, para arrancar este material se requirió el uso de explosivos. La actuación abarcaba un volumen de material para volar de 4.500 m3, de manera que hubo que utilizar unos 1.000 kilogramos de explosivo en un único disparo. La intervención supuso un presupuesto de más de 39.000 euros.

Esta voladura, junto con las que están previstas en los próximos meses, constituye la parte más importante del movimiento de tierras necesario para la ejecución de esta obra. El material extraído se aprovechará para efectuar los rellenos que sean necesarios cuando se construya la explanada de la autovía. Desde la Xunta se indica que se efectuarán una media de cuatro voladuras mensuales. Por ahora se hicieron en el Desmonte 4 y el Desmonte 6. La consellería remarca que se cumplió de forma escrupulosa el protocolo en esta materia. La traza de la futura vía afecta a pistas y caminos públicos, por lo que el director facultativo se aseguró de que todos los accesos al perímetro de seguridad estuviesen cortados o bajo vigilancia y con una correcta señalización antes de que se efectuasen los disparos.

Nueva fase

Con estos trabajos se continúa avanzando en la ejecución de las obras del nuevo tramo de la autovía Santiago-A Estrada, iniciadas en octubre de 2023 y con una inversión de 33 millones de euros. En paralelo, la Xunta avanza en la segunda fase de esta prolongación: un tramo de 4 kilómetros entre Pontevea y O Rollo, ya en el término de A Estrada. Especifican que supondrá una inversión base de 30,6 millones de euros y que “se está adaptando a la nueva normativa de cálculo de estructuras para ser aprobado”. Cuando se haya completado toda esta expansión de la AG-59 desde A Ramallosa hasta el municipio estradense, la conexión entre A Estrada y Compostela se reducirá a 10 minutos de viaje por un vial libre de peajes.